La ciudad y el peatón

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

ELISENDA VILA PLANES
En una urbanización de Caracas, cuando acaba de cumplir otro aniversario (según algunos autores), el peatón cuenta con amplias aceras en su avenida principal.

Hace algunos meses se inició una recuperación de dichas aceras y posteriormente, sin haber terminado las obras, se plantaron especies ornamentales rodeadas de piedrecillas como adorno en islas y jardineras.

Hoy, pocos meses después, la situación de esa avenida principal es la siguiente:

– Amplios huecos de lado a lado de la acera por trabajos sin completar y forman verdaderas piscinas cuando llueve.
– Dificultad para entrar caminando a los edificios, por la diferencia de nivel entre el hueco de la acera inconclusa y la entrada a estos.
– Jardineras de piedra sin acabar de arreglar y han desaparecido las piedras que estaban esperando ser vueltas a colocar.
– Faltan rejillas de drenaje en las aceras.
– Paradas de autobús destruidas por la caída de árboles que requerían ser sustituidos, dejando unos troncos inservibles y en algunos casos calcinados.
-Semáforos apagados que dificultan atravesar la avenida.
– Kioscos que ocupan la acera con mercancía y la policía municipal no dice nada.

En estos momentos, en que el ciudadano se halla entre tantas dificultades debido a la crisis económica, social y política, que vive el país, una ciudad atractiva donde sea agradable caminar, encontrarse con vecinos y amigos, pasear con un cochecito de bebé o circular con una silla de ruedas, sería relativamente sencillo de atender por las alcaldías, para facilitar la movilidad peatonal, pero parece una situación imposible de resolver.

Me pregunto ¿en manos de quién está el ciudadano de a pie?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
×
Publicidad