Inicio » Investigación » INFOGRAFÍA | Bloqueo a Cuba o el retroceso en la historia

INFOGRAFÍA | Bloqueo a Cuba o el retroceso en la historia

    Compartir

Yahvé Álvarez.- Las acciones de Estados Unidos contra Cuba representan hoy un anacronismo de las políticas hegemónicas que parecían haber quedado en el pasado, sobre todo después de las progresistas negociaciones respaldadas por El Vaticano en tiempos de Barack Obama.

La nueva administración de la Casa Blanca, desdeña la opinión internacional sobre medidas que resultan inaceptables y que terminan agrediendo a una nación entera, por la decisión de permitirse un Gobierno distinto a las exigencias del gobierno de los Estados Unidos.

Datos históricos
El bloqueo total contra Cuba fue decretado el 7 de febrero de 1962, por el presidente J. F Kennedy, mediante la Sección 620 de la orden ejecutiva 3441 de la Ley de Ayuda Extranjera de 1961. Su objetivo principal era y sigue siendo hasta el presente 2017, el someter al pueblo cubano a condiciones de existencia que le puedan acarrear daños físicos o parciales, a su economía y política nacional.

En el presente histórico, el gobierno de los EEUU, en el marco del derecho internacional, hace caso omiso en eliminar el bloqueo de forma unilateral e incondicional, y desconoce el reclamo abrumador de la comunidad internacional de reconsiderar el bloqueo o embargo económico contra la isla del Caribe.

La 26° Asamblea General de Naciones Unidas (ONU) 2017, se pronunció, por abrumadora mayoría de 191 a favor 2 en contra del bloqueo, todo esto en pro del respeto al Derecho Internacional y el cumplimiento de los principios y propósitos de la Carta de la Organización y contra la ilegal, criminal política de los EEUU contra el pueblo cubano.

La nuevas disposiciones ejecutivas impuesta por el gobierno de Donald Trump, revierten medidas adoptadas por la administración de Barak Obama, el cual reconoció en su momento “que el bloqueo era fallido, obsoleto y debía ponerse fin”, según reseñó la embajada cubana.

El recrudecimiento del bloqueo ha desconocido el reclamo de miembros del Congreso norteamericano, por genera cambios políticos y económicos a corto plazo en la isla caribeña, además el sector empresarial norteamericano que convive en la isla está apostando al cambio a corto plazo a favor de la política y el pueblo cubano.

Argumentos de los EEUU
Es importante destacar que el bloqueo a Cuba lleva casi 60 años de aplicación y sus daños de orden económico, hasta la presente fecha alcanzan los 130.178 millones de dólares, de los cuales entre los años 2016 al 2017 se registró un daño patrimonial de 4.305 millones de dólares, según cifras recogidas por el Instituto Nacional de Investigaciones Económicas en Cuba.

El tamaño de la economía cubana alcanza un PIB nominal de 77.900 millones, de donde el sector de la agricultura registran 4,6%, la industria 26,1% y servicios 69,3%. Para el año 2016 su inflación registró 3,4%.

En materia de empleo existen 5.297.922 personas laboralmente activas para 2016. Su fuente principal de ingreso se recoge en el sector industrial azucarero, petroquímico, tabaquero, construcción, níquel, acero, cemento, maquinaría, agrícola, medicamentos y productos biotecnológicos. Todas estas cifras, según datos registrados por el Banco Mundial.

Aún cuando es significativo señalar, que en el presente está autorizado el uso del dólar estadounidense en las transacciones financieras internacionales de la isla, hasta la fecha no se ha materializado ninguna operación significativa en esa moneda, en la micro y en la macro economía nacional de la isla.

Es importante destacar, que el gobierno de los Estados Unidos emplea la figura del “embargo” en vez de bloqueo para no reconocer que aplica a Cuba medidas de tiempo de guerra, de un conflicto no declarado contra el pueblo de Cuba.

Cuba se mueve
El canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, encabezó el 1 de noviembre del 2017, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), donde se realizó un debate en torno al bloqueo económico de Estados Unidos contra La Habana.
Representantes del Grupo de los 77 + China (G-77), de la Comunidad del Caribe (Caricom), de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y el embajador del Sudeste Asiático ante la ONU, solicitaron levantar las prolongadas sanciones que durante 55 años han obstaculizado el desarrollo económico en la isla de Cuba.

El resultado de la votación reflejó (191 votos) a favor del levantamiento al bloque contra Cuba (2 votos) en contra con 0 abstención. Un año más el ejercicio de votación es unánime en contra el embargo con la indiferencia del gobierno de los EEUU. Es importante destacar que el último proceso de votación en la ONU, los gobiernos de los EEUU e Israel sostuvieron su posición negativa en desmontar el bloque alegando los mismos argumentos políticos que fundaron en embargo comercial en el año 1962.

En la primera votación que se realizó en la ONU, ser recogió un balance de 59 los países a favor de la posición cubana, 3 en contra (EEUU., Israel y Rumania) y 71 abstenciones. En 2016 el resultado fue 191 votos positivos y sólo dos abstenciones (EEUU. e Israel).

Venezuela y su apoyo a Cuba
El Representante Permanente ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) por Venezuela, Rafael Ramírez, antes del acto de votación, recalcó la oposición de Venezuela ante el bloqueo económico de Estados Unidos (EEUU) contra Cuba, reiterando el llamado, en nombre del Movimiento de Países No Alineados (Mnoal) más China, al gobierno de Washington D.C a poner fin el embargo económico y financiero contra la isla.

Ante la Asamblea de las Naciones Unidas, el embajador Ramírez afirmó: “Reiteramos una vez más, desde el MNOAL su plena oposición a la imposición de medidas coercitivas unilaterales dadas sus implicaciones extraterritoriales y su carácter ilegal contra Cuba”.

Asimismo, recordó que el embargo infringe las normas del Derecho Internacional, la Carta de las Naciones Unidas y los principios que rigen las relaciones entre países internacionales.

Además señaló que “El bloqueo contra Cuba es tan ilegal como inútil en su pretensión de doblegar la inquebrantable decisión de construir su propio destino y negarse a ser una colonia”.

Por último, y para finalizar su participación agregó: “enfatizó que Venezuela sigue siendo agredida mediante sanciones y desestabilización por el gobierno del Presidente norteamericano, Donald Trump, “Nuestro pueblo sabrá defender su soberanía y su Revolución”.

Es significativo destacar que la iniciativa, impulsada por el Gobierno cubano, lleva repitiéndose cada año desde 1992 y recibe tradicionalmente un respaldo abrumador de los países miembros de Naciones Unidas.

Hablan los EEUU
La embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, Nikki Haley, confirmó en presencia de los embajadores de la ONU, que su país votó en contra de la resolución que anualmente aprueba la Asamblea General, después de que en 2016 la Administración de Barack Obama se abstuviera por primera vez.

El gobierno de los Estados Unidos en pleno acto de las UNU calificó de “teatro político” el voto contra el embargo a Cuba que se celebra cada año en la ONU.

Habla Cuba
El Embajador Rogelio Polanco afirmó que el uso del término embargo es un eufemismo, porque “no se trata de ninguna medida cautelar dictada por un juez o tribunal por un compromiso incumplido por algunas de las partes, como dice el concepto técnico jurídico.

“Es una medida de aislamiento y asfixia económica para incomunicar a la isla del resto de los países del mundo en sus relaciones comerciales, económicas y financieras”, dijo.

El diplomático expresó que “el bloqueo a Cuba es el sistema de sanciones unilaterales más injusto, severo y prolongado que se haya conocido en la historia, además de ser una violación flagrante, masiva y sistemática de los derechos”.

Polanco, aseguró que la fórmula aplicada a Cuba es la misma que la ejecutada contra el Chile de Allende y la Venezuela del presidente Maduro. “Es un libro que el imperialismo ha provocado con el fin de derrocar los gobiernos que no se le doblegan y así tratar de obligarlos a renunciar a sus principios y mandatos populares”.