Inicio » Internacionales » Los periodistas enfrentan la violencia en una “zona de paz”

Los periodistas enfrentan la violencia en una “zona de paz”

México es el país más peligroso para el ejercicio del periodismo
    Compartir

Benytsa González.- América Latina y el Caribe, declarada zona de paz por organismos de integración como la Celac y la Alba-TCP, es un área donde el ejercicio del periodismo y los periodistas enfrentan grandes riesgos y amenazas.

Las cifras de asesinatos de profesionales de la comunicación, el aumento de agresiones, intimidaciones, espionaje telefónico, secuestros y desapariciones lo demuestran.

Un informe presentado por la Federación Internacional de Periodistas (FIP), en ocasión del Día Mundial de la Libertad de Prensa, en mayo pasado, reveló “un alto número de casos de intimidación, ataques, encarcelamiento y asesinato de comunicadores”, con una tasa de impunidad por encima del 90%”.

Por otra parte, solo en los primeros cinco meses de 2018, se registraron 15 homicidios de periodistas, según cifras de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP). En 2017, el número de reporteros asesinados fue de 42 en nueve países de América Latina, de acuerdo al registro de la Comisión Investigadora de Atentados a Periodistas (Ciap) de la Federación Latinoamericana de Periodistas (Felap).

La violencia. Las agresiones y los asesinatos de los comunicadores sociales se dan en diferentes escenarios.

Los periodistas pueden ser víctimas de la violencia producto del narcotráfico, el crimen organizado y la corrupción, como en el caso de México, pero también pueden ser el blanco en medio de los enfrentamientos de movimientos sociales política y/o ideologicamente opuestos, como en Argentina y Nicaragua.

En otros casos son víctimas de amenazas provenientes del poder estatal como en México, Paraguay y Bolivia, registra la organización en defensa de la libertad de expresión (Red Ifex).

Casos recientes. En mayo, la cifra de periodistas asesinados en México llegó a seis. La nación norteamericana es considerada la más peligrosa para el ejercicio del periodismo, después de Siria y Afganistán.

En este país, “el narcotráfico ha permeado todas las instituciones públicas y las redes criminales se han encargado de silenciar a quienes los denuncian”, ha declarado la SIP.

Por su lado, la corrupción permite que los crímenes queden impunes.

En tanto, en abril tres periodistas ecuatorianos fueron secuestrados y asesinados en territorio colombiano. La responsabilidad fue atribuida a un frente guerrillero disidente de la extinta Farc.

Colombia durante décadas fue uno de los países más peligrosos para la prensa en medio del conflicto armado. La situación ha mejorado tras la firma del acuerdo de paz en La Habana con la guerrilla.

En este mes, también se produjo la muerte de dos periodistas centroamericanos. El periodista nicaragüense Ángel Gahona fue alcanzado por un tiro mientras transmitía un reporte en medio de las violentas protestas ocurridas en el país.

Y la periodista salvadoreña Karla Turcios, fue hallada sin vida, un día después de haber desaparecido.

En 2017, la SIP subrayó que “los asesinatos son la máxima expresión de brutalidad que puede alcanzar la censura”.

Agregar Comentario

Click here to post a comment