Inicio » Internacionales » La renuncia al Acuerdo de París o el aislacionismo de Trump

La renuncia al Acuerdo de París o el aislacionismo de Trump

Medios estadounidenses señalan que el Jefe de la Casa Blanca abandonará los compromisos suscritos en la cita del clima de París en 2015
AFP
    Compartir

Benytsa González.- Tras finalizar su primera gira presidencial, el presidente estadounidense Donald Trump tendría previsto anunciar su decisión sobre permanecer o no dentro del Acuerdo de París sobre el Cambio Climático, lo cual informaría esta semana. Hoy, los medios estadounidenses han afirmado que la decisión habría sido tomada, y que EEUU abandonará el pacto alcanzado en 2015.

Sin embargo, aún no está claro cuál sería el camino a seguir por parte de Trump para renunciar al tratado, firmado por 196 países y ratificado por casi 150 naciones, para la reducción de los gases de efecto invernadero, limitar el calentamiento global y la protección del ambiente.

La renuncia, que forma parte de las promesas de campaña del mandatario estadounidense, podría darse por dos vías: El abandono de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, ratificada en 1992 por el gobierno de George Bush, o rescindir solo el Acuerdo de París (2015), suscrito durante la gestión de Barack Obama.

La primera opción tardaría un año, luego de que la decisión fuese comunicada por escrito, y la segunda podría proceder después del tercer año de la adopción del Acuerdo – según el artículo 28 del pacto-, necesitaría del respaldo del Senado y la salida procedería un año después de la comunicación, lo que implicaría un retiro oficial del Acuerdo de París a partir de 2020.

Para los expertos, aún no está claro cuál podría ser el impacto de un abandono estadounidense del Acuerdo de París, pero estiman que la decisión de Trump no implicará el fracaso de la lucha contra el calentamiento global, toda vez que Europa, China y Latinoamérica están cada día más comprometidos con los objetivos pactados. En tanto, el Jefe de la Casa Blanca es visto cada vez más alejado y enfrentado a la comunidad internacional con estas posturas.

La Unión Europea ha declarado, por su parte, que una renuncia de Estados Unidos sería “decepcionante”, pero que “no cambiará el curso de la humanidad”, por lo que el bloque está dispuesto a asumir el compromiso de liderar estos esfuerzos. Una muestra de ello, fue el resultado de la Cumbre del Grupo de los siete, G-7, donde a excepción de EEUU, los países potencia del planeta: Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, Canadá y Japón, reafirmaron “su sólido compromiso para aplicar rápidamente el Acuerdo de París”.

Por otra parte, China ha reiterado en diferentes oportunidades su intención de asumir el liderazgo, en el marco de las anunciadas políticas de proteccionismo anunciadas por Trump, con su consecuente aislacionismo de la esfera y los temas internacionales.

Durante la campaña electoral de 2016, Trump prometió renunciar al Acuerdo de París, que limitaba la explotación de las energías fósiles, y desestimó las investigaciones científicas sobre el Cambio Climático, lo cual calificó de un “invento de los chinos”. Además, el republicano se comprometió a recuperar miles de empleos y reactivar la decaída industria del carbón en Estados Unidos, lo que fue considerado como parte de su sorprendente éxito electoral ese año.

Estos compromisos han sido honrados por el magnate, quien  -aún sin haber renunciado al Acuerdo de París-, ha ido desmantelando mediante decreto las directrices de Obama para alcanzar los objetivos de reducción propuestos en la cita del clima de París.

Estados Unidos, en el marco del Acuerdo, reduciría entre 26% y 28% de sus emisiones de CO2, con respecto a 2005, para 2025.