Inicio » Internacionales » Japón aprueba nuevas sanciones a empresas por vínculos con Corea del Norte

Japón aprueba nuevas sanciones a empresas por vínculos con Corea del Norte

La decisión se produce luego de que Washington anunciara la congelación de activos y prohibición de transacciones financieras con entidades y ciudadanos chinos y rusos
    Compartir

ÚN.- El Gobierno de Japón aprobó la congelación de los activos de más empresas extranjeras por sus vínculos con Corea del Norte, en lo que supone la adopción de nuevas sanciones unilaterales para ejercer presión sobre el régimen de Kim Jong-un.
Las sanciones afectan a cuatro empresas chinas y dos namibias, así como a un individuo de nacionalidad china y un norcoreano, que se sumarán a las medidas ya anunciadas por Japón a finales de julio, confirmó un portavoz gubernamental.

La decisión de Tokio supone la congelación de los activos de aquellos que se considera que colaboran con el régimen norcoreano en la exportación de carbón y el envío de mano de obra al exterior para frenar la entrada de capital en la nación por su escalada militar.

Tokio ya incluyó a finales de julio a cinco compañías de China y a nueve nacionales de ese país en dicho listado, que penaliza a aquellos asociados a los proyectos armamentísticos del régimen de Pyongyang, el comercio de materias primas y la mano de obra.

Japón cree que es sumamente importante que presionemos a Corea del Norte junto con EE.UU y Corea del Sur“, indicó el ministro portavoz del Gobierno nipón, Yoshihide Suga.

La decisión de Tokio de ampliar su lista se produce después de que Washington anunciara  la congelación de activos y la prohibición de transacciones financieras con más de una quincena de entidades y ciudadanos chinos y rusos por sus vínculos con Corea del Norte.

Pekín se ha opuesto a la imposición de sanciones unilaterales por parte de cualquier país fuera del marco de las Naciones Unidas.

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó a principios de mes nuevas sanciones contra Corea del Norte que podrían reducir hasta en 1.000 millones de dólares (850 millones de euros) al año, los ingresos que obtiene ese país con sus exportaciones.