Estado islámico, la derrota territorial del terrorismo | Últimas Noticias
Inicio » Internacionales » Estado islámico, la derrota territorial del terrorismo

Estado islámico, la derrota territorial del terrorismo

La recuperación de los últimos bastiones de los extremistas, Deir al Zur (Siria) y Al Quaim (Irak) marcó la liberación del 96% del territorio que el EI ocupó
    Compartir

Benytsa González.- A casi tres años y medio de haber proclamado un “califato” (estado basado en la Sharia) en territorios de Irak y Siria -tras una violenta y sangrienta ofensiva contra sus habitantes, el autodenominado Estado Islámico (EI) ha sido derrotado por los ejércitos de Bagdad y Damasco con el apoyo de países aliados, como Rusia, con su fuerza aérea, e Irán.

La recuperación de los últimos bastiones de los extremistas, Deir al Zur (Siria) y Al Quaim (Irak) marcó la liberación del 96% del territorio que el EI ocupó. Anteriormente, las tropas gubernamentales y la aviación aliada arrebataron a los yihadistas importantes ciudades sirias como Palmira, Kobane y Raqqa, y Mosul, Ramadi y Faluya y Tikrit del lado iraquí.

En este contexto, Rusia y Estados Unidos, que lidera una coalición occidental que apoya a fuerzas kurdo-árabes, anunciaron que sus operaciones podrían estar llegando a su fin. Pero, ¿Acaso la derrota territorial del EI marca el fin del terrorismo?

Analistas coinciden que los yihadistas optarían para sus ataques por los lobos solitarios y los atentados de “bajo costo”, como los atropellos y tiroteos registrados en Francia, Bélgica o España. Otros podrían volver a sus anteriores formaciones como Al Qaeda.

Arte y parte

Expertos señalan que la consolidación del extremismo islámico es producto de la intervención occidental en los conflictos regionales, lo que ha producido el profundo sentimiento antioccidental yihadista.

En este sentido, el EI tendría como antecedente la ocupación de Irak por tropas británicas y estadounidenses, que dio origen a grupos armados sunitas para luchar contra los invasores, que terminaron radicalizándose tras la represión gubernamental.

Luego, las revueltas en Siria (2011) y la guerra civil le habrían permitido entrar en este país, con Abu Baker al Bagdadi como su líder.

Respaldo

En 2015, Rusia denunció la financiación del EI por parte de 40 países, entre ellos, varios del G-20. Estados Unidos respaldaba militarmente a quienes llamaban “rebeldes moderados” contra el presidente sirio Bashar Al Assad, mientras se revelaban suministros de armas por parte de Francia y Bélgica.
Además, los antagonismos regionales promovieron la facilitación de armamento y dinero. Algunos de los señalados fueron Arabia Saudita, Turquía y Catar.
Hoy, los yihadistas han sido derrotados en Irak y Siria, pero han dejado tras de sí un elevado saldo de muertes y destrucción en Medio Oriente y Occidente.
El ex enviado de la ONU, Lakdar Brahimi, dijo en su oportunidad sobre el EI: “No había justificación para la guerra de Irak y todos pagamos las consecuencias”.

DE LA GUERRA AL DIÁLOGO

La semana pasada tras reunirse con el presidente sirio, Bashar al Assad, en Sochi, el mandatario ruso, Vladimir Putin, señaló que ante la inminencia del fin de las operaciones antiterroristas en la nación árabe, “es el momento de hablar de procesos políticos”. En este sentido, ayer inició la octava ronda de negociación de paz auspiciada por la ONU, en Ginebra, reseñó EFE.

A la cita se presentó la opositora Comisión Suprema para las Negociaciones (CSN), liderada por Naser Hariri. En tanto, la representación del Gobierno sirio anunció que llegaría hoy a Ginebra.

La parte gubernamental no se presentó ayer ante la exigencia del CSN de que Assad deje el poder antes de iniciar la transición. El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan De Mistura, ha dicho que no aceptara “precondiciones” de ninguna de las partes.