Inicio » Internacionales » Claves | Qué está en juego en las elecciones francesas

Claves | Qué está en juego en las elecciones francesas

Europeístas y soberanistas medirán fuerzas sobre sus concepciones respecto del futuro del país, el Viejo Continente y el mundo
    Compartir

Benytsa González.- El próximo 23 de abril será la primera convocatoria a las  elecciones generales en Francia, las cuáles se prevé se decidirán en segunda vuelta el 7 de mayo. Los comicios, según los sondeos, supondrán la salida del poder del Partido Socialista (PS) y de Francois Hollande, quien decidió no presentarse a la reelección ante su baja popularidad (15%).

A pesar de que once candidatos – dos mujeres y nueve hombres- se presentarán en la contienda del próximo mes, en medio de la desaceleración económica, la crisis refugiados en Europa y la salida de Reino Unido de la UE, amén de la victoria de Donald Trump y sus propuestas populistas en EEUU, el escenario preelectoral se presenta polarizado.

Para los expertos, los resultados en las elecciones presidenciales francesas develarán si el pulso es antiglobalización, antisistema o ambos. Los candidatos que destacan como favoritos rechazan ser calificados como de derecha o de izquierda, ante la desaprobación y las críticas al establishment.

Además, sus posiciones oscilan entre el euopeísmo y el euroescepticismo, con marcadas diferencias en sus concepciones no solo del país, sino del Viejo Continente y el mundo. La referencia inmediata para estos comicios es la reciente elección en Holanda, donde fue derrotado el populismo, y ambas podrían influir en el proceso electoral alemán.

De los once aspirantes a llegar al Elíseo, solo cinco cuentan con un respaldo superior al 10%, según las encuestas: la líder de la extrema derecha, Marine Le Pen (27%), el centrista Emmanuel Macron (25%), el derechista Francois Fillon (19%), el socialista Benoit Hammon (12,5%), y el izquierdista Jean Luc Melenchon (12,5%). Cifras que apuntan a que los partidos tradicionales de Francia, el socialista y el gaullista, no estarán el balotaje, lo que confirmaría la tesis de unas elecciones antisistema.

No obstante, los tres principales candidatos, Le Pen, Macron y Fillon, no han escapado del escándalo y las acusaciones de corrupción, lo que también les perjudicaría al momento del voto.

 

Los principales aspirantes al Elíseo

  • Marion Anne (Marine) Le Pen. La candidata del Frente Nacional (48) y ex aspirante en las presidenciales de 2012, se presenta con un discurso populista, soberanista y partidaria de un Estado intervencionista. Se ha declarado de acuerdo con las políticas proteccionistas de Trump y el levantamiento de muros contra la inmigración. Se postula como una candidata antisistema y con una retórica nutrida de referentes tanto de derecha como de izquierda.

Ha propuesto la salida de Francia de la Zona Euro y posteriormente de la Unión Europea, el “Frexit”. Para el presidente Francois Hollande, el triunfo de Le Pen sería fatal para Francia y la UE.

Las encuestas le auguran un puesto en la segunda vuelta, probablemente como la más votada, sin embargo, ningún estudio apuesta a su triunfo en una segunda vuelta sin importar el candidato al que se enfrente. En 2012, la aspirante fue eliminada en la primera convocatoria. No obstante, Hollande ha dicho que “la amenaza existe, la extrema derecha nunca había avanzado tanto en los últimos 30 años”.

 

  • Emmanuel Macron. El otro candidato autodenominado antisistema (39), es un joven banquero, ex ministro de Hollande, se presenta con un novel partido, En Marcha, sin presencia parlamentaria. Se postula como un centrista liberal, europeísta y dispuesto a tender puentes, una esperanza de cambio.

Macron ha logrado el apoyo de sectores del Partido Socialista ante las críticas del candidato natural de la organización, Benoit Hammon, a sus compañeros. Los socialistas ven en el progresista una mejor oportunidad para enfrentar a la ultraderechista Le Pen.

El banquero, no obstante, de ganar las elecciones tendría en su contra no poseer mayoría parlamentaria, debido a lo novel de su organización, lo que podría llevarle a la ingobernabilidad.

 

  • Francois Fillon (63). El tercero en las encuestas (19%), es el representante de los gaullistas, Partido Republicano. El derechista fue electo en las primarias de la tolda y en un primer momento se creyó que podía llegar al Elíseo como el candidato probo, sin embargo, su participación en los comicios se ha visto afectada por un escándalo de corrupción que vincula a su esposa y dos de sus hijos, además de acusaciones por desvíos de fondos públicos.

Fillon ha denunciado “instrumentalización” de la justicia para impedir su posible victoria electoral. “Hay un movimiento muy fuerte en marcha, hay mucha ira entre los electores de derecha y del centro que no quieren que les roben la elección”, señaló.

  • Benoit Hammon. El representante del Partido Socialista francés (49), es un ex ministro del ala izquierda, critico de las políticas económicas del presidente Hollande, por lo que se distanció del legado de su ex jefe, lo que le ha dificultado lograr un apoyo cohesionado de la militancia socialista.

El ex primer ministro, Manuel Valls, rival de Hammon durante las primarias, decidió no darle su respaldo.

Los sondeos vaticinan una reducción significativa de la presencia socialista en el Parlamento tras las elecciones del 23 de abril.

 

  • Jean-Luc Mélenchon. Es el candidato de la izquierda representada por Francia Insumisa, con pocas expectativas para meterse en la segunda vuelta electoral, según los sondeos. Ocupa el cuarto lugar de las preferencias junto a Hammon.

El político participó en las elecciones de 2012, pero no pasó de la primera jornada. Durante su ejercicio del sufragio, en el balotaje de ese año, manifestó que “la primera vuelta es el voto del deseo y la segunda es la votación de la eliminación”.

 

Las elecciones francesas al igual que las holandesas serán seguidas con gran expectativa e interés en la Unión Europea, que este año celebra el 60 aniversario de la firma del Tratado de Roma, pacto que instituyó la Comunidad Económica Europea (CEE), antecedente del grupo. En palabras de Rafael Fernández de Castro, internacionalista del Instituto Tecnológico Autónomo de México (Itam), “Francia es la cuna de la integración europea y junto con Alemania es el motor de la UE”.