Volvamos al campo | ¡Hay que abonar!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Existen muchas razones para el uso de los abonos orgánicos que están bien documentadas, entre las cuales destacan el aporte nutritivo que le hacen a los suelos, además de la contribución a la salud de todos y cada uno de los consumidores finales.

Es necesario recordar que los agroquímicos conllevan a la contaminación y degradación del suelo, además del alto costo de éstos que, debido a la situación económica actual por la que atraviesa el país, es insostenible ya que requieren una alta inversión de dinero, incluso en dólares.

Hay que abonar, entonces, los suelos con el objetivo de mejorar su capacidad nutritiva, pues mediante esta práctica se distribuye en el terreno los elementos nutritivos extraídos por los cultivos, con el propósito de mantener una renovación de los nutrientes en el suelo.

Cabe destacar que la composición, contenido, nutrientes y beneficios de los abonos orgánicos varían de acuerdo a los elementos que lo constituyan. Por ejemplo, la gallinaza es el estiércol que más contiene nitrógeno. La falta de este elemento en las plantas hace que sus hijas se tornen de color “amarillento”, además exhiben un crecimiento pobre.

La recomendación, por la salud del consumidor, es a utilizar abonos orgánicos en todas y cada una de las plantaciones que se vayan a hacer, obviamente también por motivos económicos, recordemos lo caro que están los productos agroquímicos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
×
Publicidad