Visión de Juego | ¿Un nuevo Esquivel ronda por la FVF?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

¿Un nuevo Esquivel ronda por la FVF?

Durante años se supo que había algo podrido en la gestión de Rafael Esquivel en la Federación Venezolana de Fútbol. La tos y la riqueza no se pueden ocultar, y el expresidente de la entidad se convirtió en un potentado luego de que asumió por primera vez el cargo en 1988.

De gerente de una entidad bancaria en Margarita, Esquivel dio el salto al estrellato empresarial en pocos años. Montó uno de los bodegones mejor surtido de licores en el país; adquirió una flota para la distribución de combustibles; se hizo cargo de barcos pesqueros; coleccionaba Rolex para dar la hora con elegancia en cada Asamblea anual de la FIFA; multiplicó sus bienes raíces en Florida, y en sus días de solaz navegaba por el mar Caribe en su propio yate.

Nunca se pudo demostrar que Esquivel hubiera cometido alguna irregularidad en Feve-Fútbol. Las cuentas de la entidad eran auditadas minuciosamente por una empresa privada y se vanagloriaba de ser uno de los pocos federativos que entregaba al día, con todos los soportes incluidos, las cuentas de los subsidios que recibía la FVF por parte del Estado.

Pero el escándalo del Fifa-Gate reveló la verdad oculta. Durante años, Esquivel y el resto de los dirigentes de la Conmebol habían organizado un sistema mafioso para recibir comisiones y sobornos de empresas de mercadeo, que derivó en el juicio que produjo la caída estrepitosa de toda la cofradía fútbolística de Suramerica.

La FVF ahora está en manos de un dirigente probo, como el profesor Laureano González, cuyo único tesoro es un viejo paraguas que lleva a todas partes como un amuleto. Lo único que ostenta es su conocimiento de la organización futbolística que durante toda su vida a puesto al servicio del país.

Por eso, preocupa que en las puertas del edificio de la FVF en Sabana Grande, haya aparecido esta semana un grafitti que acusa de ladrón a un dirigente de la entidad. En la propia FVF hay funcionarios que a sotto voce repiten que la gestión de Laureano se puede ver perjudicada por la manera en la que se viene manejando la selección nacional.

Esquivel ya no está en el solio de Sabana Grande, pero su estilo parece tener herederos. El profesor Laureano debería poner suma atención a lo que dicen las paredes. Su honestidad a toda prueba así lo exige.

Más fútbol asociado es la mejor autocrítica

Cuando Rafael Dudamel asumió el cargo de seleccionador nacional anticipábamos que su gestión estaría marcada por sus palabras. Es un técnico discursivo que se escuda en el comodín de la autocrítca cuando el fútbol no aparece. Pero más allá de las palabras está el funcionamiento del equipo. Y después de tres años, la Vinotinto requiere más conceptos tácticos.

La Copa América de Brasil fue un ensayo para enfrentar las venideras eliminatorias suramericanas a Catar 2022 que puso de bulto las fallas del planteamiento de la selección.

Unas deficiencias que se repitieron en el reciente partido amistoso contra Colombia. Venezuela tiene serios problemas para salir del fondo de la cancha con el balón dominado e iniciar sus ataques de manera ordenada. Invariablemente se recurre al pase largo para buscar el rebote. Conceptos como salir conduciendo para atraer las marcas y tocar al hombre libre no figuran en el catálogo de recursos.

El ataque relámpago con los extremos debería ser una alternativa para sorprender al rival, pero de tan socorrida se ha vuelto predecible. Venezuela requiere fortalecer la ofensiva. Aprovechar la habilidad con el balón de Soteldo, Otero, Juanpi y Savarino para armar las jugadas. Menos discursos y más juego asociado sería la mejor autocrítica que debe hacer el seleccionador.

La Vinotinto no es un feudo particular

La selección nacional mayor siempre ha sido un tesoro para la FVF, porque a través de la Vinotinto llegan los ingresos por derechos de televisión de los partidos de la eliminatoria, patrocinio, juegos amistosos o por competir en la Copa América. Manejar las selecciones nacionales es una responsabilidad con el país. El federativo que está a cargo de la Vinotinto debe organizar los viajes del equipo, contratar vuelos para mover a los jugadores, se encarga de la logística del transporte, alimentación y hospedaje. No se puede utilizar a la Vinotinto como un feudo particular para hacer negocios a costa del sudor de los jugadores.

BREVES

Argentina tiene años esculpiendo a sus talentos

Lo hecho por la selección albiceleste en el Mundial de Baloncesto no es fruto de una generación dorada, sino de muchos años de trabajo en la formación de técnicos y jugadores. Un armador como Facundo Campazzo es producto de una escuela fecunda que esculpe con disciplina los fundamentos técnicos del juego. Allí está el verdadero secreto.

El nuevo plan para el básquet debe ser sin demoras

Después de ocupar el puesto 14 en el Mundial de China, el básquet nacional tiene que apuntar hacia otros objetivos que le permitan mantenerse en la élite de este deporte. El ministro del deporte, Pedro Infante, anunció un nuevo plan de trabajo con la federación y el coach Fernando Duró. No hay que perder tiempo para ponerlo en acción desde ya.

Yulimar progresa a ritmo de récord

Asombra la evolución de Yulimar Rojas en el salto triple. Este año ha volado por encima de los 15 metros en cuatro oportunidades con un 15,41m en el reciente Meeting de Andújar, España que es la segunda mejor marca en la historia, después del récord mundial de 15,50 impuesto por la ucraniana Inessa Kravets en 1995.

Para que tengan una idea de la progresión de la venezolana, valga esta comparación con Caterine Ibargüen, quien era la reina de esta especialidad. En 18 años como triplista la colombiana solo ha pasado los 15 metros en dos ocasiones con 15,31 y 15,17. Si Yulimar sigue mejorando, el récord de Kravets puede ser historia.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
×
Publicidad