Paro de docentes en Chile cumple su cuarta semana

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Los problemas de la educación pública en Chile siguen agudizándose este viernes con la ministra Marcela Cubillos renuente a dialogar con decenas de miles de profesores en paro que van a la cuarta semana sin clases.

El pulso entre el Colegio de Profesores, que reúne a alrededor de 50 mil maestros de primaria y secundaria, y las autoridades del Ministerio de Educación (Mineduc), parece cobrar fuerza ante la ausencia de acercamientos para encontrar una solución a la crisis que mantiene a más de 600 mil estudiantes sin clases desde el 3 de junio.

El jueves, decenas de miles de maestros se concentraron cerca del palacio de La Moneda, para reiterar al gobierno el petitorio de 11 puntos, tras rechazar el 92 por ciento de los maestros en asambleas de base las últimas propuestas del Mineduc.

Los maestros piden mejoras a sus condiciones de trabajo, superar el abandono en que se encuentra la educación pública en el país y dar marcha atrás a una medida que prevé la eliminación de las asignaturas de Historia, Educación Física y Artes del currículo obligatorio de la enseñanza media.

Además reclaman con insistencia que la ministra Marcela Cubillos encabece las conversaciones para resolver la crisis y responder al petitorio, pues aseguran que el viceministro Raúl Figueroa, quien ha estado al frente por el organismo, no cuenta con suficiente poder de decisión.

Pero en declaraciones a una televisora la titular se negó a sentarse a la mesa de negociaciones, dijo que no habrá nuevos acercamientos y que la única salida es que los maestros vuelvan a las aulas.

De inmediato este viernes el presidente del Colegio de Profesores, Mario Agular, calificó esas declaraciones de ‘intransigentes y duras’, reiteró que el gremio solo reclama soluciones reales a los profundos problemas de la educación pública, y consideró que ‘habrá que pedir la intervención del presidente Sebastián Piñera’.

Pero el paro indefinido de los profesores solo parece ser la punta del iceberg de los problemas que enfrenta el sector educativo, pues también está a la vista una huelga de los maestros de preescolar, que ya el martes último realizaron un paro nacional de ‘advertencia’.

A ello se suman los problemas que afectan al Instituto Nacional, un centro de excelencia de esta capital con más de cuatro mil alumnos, que desde hace semanas es escenario constante de enfrentamientos violentos entre estudiantes y fuerzas especiales de Carabineros.

El último de esos choques terminó con un estudiante con quemaduras en medio de una desmedida represión de las fuerzas policiales que ha sido criticada por amplios sectores, y ante la escalada de violencia la alcaldía de la capital adelantó las vacaciones de invierno para el estudiantado.

Estos, por su parte, anunciaron una manifestación para la semana próxima y reclamaron la solidaridad del estudiantado del país.

En todos los casos parece haber un factor común y es la falta de atención creciente de la educación pública en el país, que a juicio de algunos analistas es considerada por el gobierno como el remanente para aquellos que no tienen dinero para pagar los colegios privados.

Prensa Latina

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×
Publicidad
×
Publicidad
×