Macri culpa a electores de la crisis y aspira revertir resultados en octubre

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Luego de la derrota sufrida por Mauricio Macri en las Elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) realizadas el domingo en Argentina el aspirante a la reelección aspira revertir la cifra y llegar a una segunda vuelta para mantenerse en la presidencia de Argentina.

Sin embargo, tal reversión será cuesta arriba considerando que son necesarios 45% de los votos y una ventaja mayor a 10 puntos porcentuales para ser reelecto, de lo contrario tendría que celebrarse el “balotaje” en noviembre.

El resultado del domingo se aleja de dicho escenario con el triunfo contundente del Frente de Todos ante Juntos por el Cambio, sobre la base de una participación de 75% de los electores, unos 33 millones de argentinos.

La particularidad de las PASO realizadas el domingo le anticipan a Macri la probable derrota en las generales del 27 de octubre, luego de perder por más de 15 puntos ante Alberto Fernández.

Al ser unas primarias abiertas para todo el electorado y hechas en conjunto para todos los partidos —que no celebran internas por presentar sólo a un candidato— estos comicios representan una gran encuesta donde el 47,65% de los electores expresó su rechazo a las políticas económicas de Macri, quien obtuvo 32,08%, señalan medios.

“Nos haremos cargo de las reacciones adversas que estamos viviendo por esta elección”, sostuvo Macri para responsabilizar a los electores del comportamiento del dólar que llegó a 65 pesos.

Medios argentinos señalan que las políticas económicas de su gobierno han impactado las condiciones sociales del pueblo argentino, sobre todo luego de que el país recibiera un rescate del Fondo Monetario Internacional por 56.000 millones de dólares.

Recientemente, el Centro de Economía Política Argentina presentó un informe sobre este rescate financiero, previsto como un cronograma de desembolsos acompasados con el cronograma electoral argentino, con 90% antes de las elecciones de octubre.

Su derrota tuvo su correlato en las regiones, como el triunfo del exministro de Economía, Axel Kicilof, sobre la gobernadora macrista de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, asimismo en otros centros urbanos y provincias, como Córdoba y Santa Fe, lo que prevé votos duros en su contra.

A un día de los resultados lMacri señaló de “equivocación” haber votado al kirchnerismo al que responsabiliza de los efectos financieros, como parte de su estrategia para revertir el resultado electoral.

AVN

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print