Liberarte | Aldemaro Romero, genio y figura

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

“Estar cerca del maestro Aldemaro Romero fue algo gratificante. Fue un autodidacta, que no pasó por una escuela de música, puede escribir Fuga con pajarillo o la Fuga de la pájara pinta, pero puede tocar un joropo como nadie. Era su gran capacidad de improvisación en su manera de tocar el piano”.

Así recordó, en una conversación, el director de orquestas Rodolfo Saglimbeni a Aldemaro Romero, de quien este domingo 15 se cumplen 12 años de su partida. El maestro estuvo muy cerca de él.

Romero fue un músico autodidacta. A los 9 años comenzó en la radio en vivo en su Valencia natal. Gracias a eso, a los 14 años convenció a sus padres y lo trajeron a Caracas, donde fue perfeccionando su interpretación del piano y, con el paso de los años se convirtió también, en orador y en presentador de televisión.

Aunque se dedicó a la música clásica, en la década de los 60, mientras géneros como el rock dominaban el mundo, él se atrevió a innovar con la Onda Nueva. Apoyado en su colega Frank Hernández, “El pavo Frank”, quien le creó un patrón rítmico, impulsó este movimiento que no solo tuvo difusión en Venezuela, a través de una serie de festivales que el propio Romero organizó en los años 70, sino también internacionalmente.

“Cuando estábamos grabando la Suite Onda nueva, en su versión orquestal con la Sinfónica Gran Mariscal de Ayacucho, llegó Aldemaro a grabar con Michael Berti y “El pavo Frank”. El ingeniero de sonido, como acostumbraba a hacer, dijo que se haría la primera toma para la grabación. Aldemaro se volteó y le dijo que era “la primera y única”. Y así era, salía al paso con profesionalismo y versatilidad, que en el primer intento quedaba”, recordó Saglimbeni, quien también dijo que era un gusto conversar con él, pero que el músico tenía un carácter difícil que le hizo ganar no pocos enemigos.

Entre los muchos premios que obtuvo, en 1969 recibió el de la Paz de los intelectuales soviéticos, por la música de la película La epopeya de Simón Bolivar. Asimismo, varias universidades venezolanas le otorgaron títulos Honoris Causa por su labor. En 2000 recibió el Premio Nacional de Música por su trayectoria en este campo artístico.

Otras notas

Más de 250 composiciones, entre mùsica para orquestas, coros, ballet y películas hizo Romero durante su vida. Se calcula que, por lo menos, unas 80 inéditas quedaron sin estrenar cuando se produjo su muerte.

Dinner in Caracas (1955) fue su primer disco y también el que inició una serie que culminó años después con “Dinner en Colombia”.

Aldemaro Romero y su música fue el último disco que grabó. En el mismo participaron, entre otros, Rafael “El pollo” Brito y Saúl Vera. Once años después, y por complicaciones con la diabetes y por una neumonía que lo llevó varias veces a hospitalizaicón, el músico murió de una oclusión intestinal, el 15 de septiembre de 2007.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print