La pirotecnia: el mayor miedo de los peludos en Navidad

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Taquicardía, temblores, aullidos desenfrenados o ladridos de nerviosismo y miedo, son algunos de los síntomas que presentan la mayoría de los perros al ser expuestos al ruido de los fuegos artificiales.

En estas fechas decembrinas, en el que parte de la tradición es lanzar elementos pirotécnicos, son los peludos los que sufren las consecuencias de este popular pero dañino hábito.

El etólogo canino, Pablo Hernández, en un video hecho para el portal digital “Royal Canin”, explica las posibles causas que guardan relación con la sensibilidad que demuestran los perros, gatos y hasta caballos, hacia los ruidos y explosiones propios de los petardos. “La agudeza en los sentidos del oído y del olfato son sin duda las principales causas de que estas especies se vean notablemente afectados”, asegura.

Un súper oído. Los perros y gatos disfrutan de un oído mucho más desarrollado que el de los seres humanos. Según estudios, el rango de audición de una persona es de 20 kilohercios (kHz), mientras que la del perro es de 45 kHz, y la del gato es tres veces mayor; teniendo una capacidad de 65 kHz.

Además, de sus dotados sentidos, que en este tiempo le juegan en contra, “las mascotas no pueden prever el estallido, tomándolos por sorpresa, aumentando su nivel de miedo” explica la médica veterinaria, Tania Guerra, en una entrevista para el diario la Nación.

Incluso, son comunes los casos de perros o gatos que para esta época, fallecen de infartos fulminantes, por el nivel de ansiedad que les provoca tanta algarabía y estruendos; o simplemente escapan desesperadamente de sus hogares exponiéndose a ser atropellado o a no volver a encontrarse con sus dueños.

Por esta razón, se hace imperativo considerar, diversas opciones que puedan disminuir los efectos colaterales que estas fiestas propician en los peludos de la casa.

Recomendaciones

-Resguarde a su mascota en un lugar donde se sienta seguro dentro de la casa, puede colocarle una prenda con su olor corporal para que lo ayude a relajarse.

-Cierre las ventanas, prenda el radio o la televisión, esto será un buen camuflaje para amortiguar el ruido de los cohetes, fosforitos o tumbadores.

-Asegúrese que durante el día su perro o gato gaste suficiente energía para que sea más fácil concebir el sueño.

-No lo amarré, por el desespero puede soltarse y escapar despavorido o hacerse daño hasta ahogarse.

-Acudir a su veterinario de confianza para que le recete un sedante. Los remedios naturales como las Flores de Bach y la Valeriana también pueden ser una buena opción.

Publicidad
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×
Publicidad
Publicidad