Aceras y Broncales | El factor psicológico

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El estado anímico individual y colectivo es esencial para afrontar la cotidianeidad, pero vital en tiempos de adversidad. El cúmulo de dificultades, simultáneas y sostenidas, presentes hoy en el país, están debilitando el equilibrio emocional social, a pesar de las políticas y gestión del Estado para superarlas.

En tiempos de “guerra”, porque esa es la realidad venezolana, persistirán grandes restricciones y problemas, por muy exitosos que sean los planes y manejo de los recursos disponibles, lo cual inevitablemente afectará la vida diaria de las mayorías, que se traducirá en incertidumbre, desánimo y hasta desesperanza.

Esto hay que frenarlo e impedirlo. Si se generaliza la percepción de indefensión, no valdrá ninguna estrategia material. Es impostergable garantizar que el componente psíquico sea fortalecido en cada acción pública, comunitaria, privada, gremial, educativa, incluso en la rutina familiar y vecinal.

Por ejemplo, en transporte ahora es difícil cubrir las necesidades. Pero ayuda a la esperanza si la gente ve racionalizar lo que se tiene, que se evitan viajes reubicando a trabajadores a entes o empresas cercanos a casa, zonificando escuelas, más trámites por Internet, trabajar y estudiar a distancia desde el hogar, etc.

Igual contribuye si todo proceso administrativo se optimiza, reduce, reinventa y se transparentan requisitos y costos. Se usarían los pasaportes actuales ajustados a la crisis o el costo de registro de un documento sería justo y no el del funcionario maula, y un infinito etcétera.

Tercer ejemplo, si cada ciudadano tuviera opción real y fiel de solicitar información, orientación y posibilidad de denunciar irregularidades a través de un teléfono que atiendan o una oficina que actúe, se acabaría de raíz el desamparo que agobia.

Todo lo anterior, como muchos otros casos, fortalece el sosiego y la esperanza, capitales para vivir y triunfar en tiempos de guerra. El factor sicológico es una variable clave en la estrategia de desarrollo actual.

De todo un poquito. La importancia de la esperanza. Viktor Frankl (1905-1997), neurólogo y psiquiatra austríaco, estuvo en campos de concentración entre 1942-1945, y para ayudarse a sobrevivir, pensaba todo el tiempo en que saldría con vida para enseñar su experiencia y saberes en la universidad. Y lo logró. Dijo: “La vida nunca se torna insoportable por las circunstancias, sino por la falta de sentido y propósito”.

Siempre Einstein: “Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla”.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
×
Publicidad