Aceras y Brocales | Síntomas palmarios de cambio

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Cuando todos los lugareños de la patria tengan alimentación sana, formación integral, salud de calidad, agua potable, energía y comunicaciones.

Ciudades, pueblos y suburbios, sean autosustentables en alimentación, agua y bienes esenciales. Y se pueda caminar, con sosiego y seguridad, para realizar cotidianeidades como estudiar, proveerse, trabajar y distraerse.

Los vehículos particulares sean innecesarios porque el sistema de movilidad urbano, interurbano y regional, es intermodal, colectivo, eficiente, accesible, puntual y placentero.

El Estado y sus poderes, instituciones, organizaciones y comunidades, sean auto gestionadas o congestionadas y decidan consensuadamente, desde las estrategias hasta las coyunturas.

Se anuncien hechos en acción: “empezamos o estamos haciendo” y no, “haremos o empezaremos”.

Los trabajadores en sus oficios, sean comprometidos, honestos, creativos, productivos y apasionados, sin requerir supervisión ni “jefes”.

Apreciemos y nos plazca disfrutar las figuras en árboles y nubes, el canto de aves, la lluvia, la niebla, el paisaje, el silencio, la belleza, el color, el arte…

La gente no le grite a niños (a nadie), lo que encuentre lo devuelva, repare botes de agua en casa, respete divergencias y diferencias, razone y argumente sin descalificar, no invada el asiento contigüo con sus piernas abiertas…

Los barrenderos urbanos sólo se topen con hojas de árboles, sin desechos plásticos ni afines; los conductores de buses saluden y arranquen cuando toma asiento el o la, con limitaciones motoras…

¿Cuáles de las antedichas o de las faltantes, hoy son signos de giro cultural (no material) o de “golpes de timón” en pleno hervor?

De todo un poquito

¿Cómo recuperar la ciudad de día y de noche? Articulando una red peatonal, iluminada y segura, de plazas, aceras, calles
y bulevares existentes, con sus actividades productivas, culturales, lúdicas, deportivas, y aledaña al transporte público que opera hasta la madrugada o ¿24 horas?…

¿Cómo empezar? Con proyectos pilotos amalgamando espacial y funcionalmente el Parque Los Caobos al Museo de Bellas Artes, al de Ciencias, a Unearte, al Teresa Carreño…, luego, con Parque Central, el Museo de los Niños, a lo largo de la Av. Bolívar con los museos, la Escuela de Artes Plásticas, Nuevo Circo y las plantas bajas de los edificios de la Misión Vivienda…, y “más luego” con las tres plazas del Centro Simón Bolívar, la O´Leary y el Parque El Calvario… y después hasta Catia, el Waraira Repano, Petare, las Cuevas del Indio en La Guairita

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
×
Publicidad