Inicio » Entretenimiento » Verónica Cortez: “En Yerma nos salimos del predecible carácter trágico de la obra”

Verónica Cortez: “En Yerma nos salimos del predecible carácter trágico de la obra”

Esta ambiciosa puesta en escena en la sala Rajatabla está de viernes a domingos
    Compartir

Eduardo Chapellín.- “El director Dimás González nos exhortó a todos en el elenco a que saliéramos de nuestra zona de confort y nos atreviéramos a descubrir nuevas e inesperadas expresiones como intérpretes en el montaje de Yerma”, señaló la exprimentada actriz Verónica Valentina Cortez, quien es la protagonista de este clásico de García Lorca, que se presenta en la Sala Rajatabla de Caracas.

Con funciones viernes a las 7:00 pm; y sábados y domingos desde las seis de la tarde, Cortez esbózó que el director y también reconocido histrión “no aceptó que nos conformáramos con lo predecible del carácter trágico de esta obra, sino que nos invito a que descubriéramos otras matices más luminosos, impredecibles, con mayor colorido dentro de las acciones de los personajes y sus parlamentos. Y en lo que a mí respecta, Dimas se dedicó con toda la pasión que lo caracteriza, a que concientizara que mi personaje Yerma, a lo largo de la obra busca desesperadamente lograr su objetivo que es tener un hijo. Por lo tanto, no podía nunca dentro de las escenas, perder es norte, además de desarrollar estrechamente el vinculo con los demás personajes.

Parece que no fue tan difícil…

– Esto parece sencillo, pero créeme, es muy difícil y requiere de técnica y entrega emocional y concentración psicológica. Cuando uno ve a un actor relajado en escena, presente comunicándose en el aquí y el ahora con sus compañeros de escena y con el público, lo que hay detrás es mucho trabajo y conciencia de su oficio. Y eso es justamente lo que Dimas nos exhortó a que descubriéramos.

La historia de Yerma se desarrolla en el marco de una tragedia rural, donde se anteponen con fiero antagonismo el instinto contra la represión. Una mujer, Yerma, obsesionada por su deseo de ser madre, lucha desesperadamente por lograr su objetivo y ante la frustración, causada en gran parte por la presión social, en una acción radical, se libera de la esterilidad de su pareja quitándole la vida; y con ello se niega a si misma, cualquier posibilidad de concebir un hijo. En esta oportunidad la puesta no tiene la marca trágica de siempre, sino hay muchos toques de humor negro durante el desarrollo de esta obra.

Además de Cortez, en el elenco figuran Wilfredo Cisneros, María Brito, Asdrúbal Blanco, Marielena Gonzalez, Alid Salazar, Marxlenin Cipriani y África Méndez. Participan también Armando Zullo en el diseño escenográfico; David Blanco en el de luces; e Iginia Rodríguez en el vestuario.

También un repertorio musical agrega otra vertiente a la puesta de escena, en el cual hay una selección ecléctica de lo mejor de la música venezolana con referencia española. El tenor Domingo Balducci fue el encargado de la asesoría vocal de los intérpretes y Brian Landaeta dará vida a las coreografías de la pieza.

¿Cómo confeccionas un personaje?

– Hay muchas maneras de abordar un personaje. Sin embargo, la primera referencia te la da el mismo texto, el cual te informa sobre las características del personaje, sus obsesiones, emergencias y obstáculos. Por eso, es muy importante, leer y releer el texto infinitas veces, y dejar que el inconsciente haga después su trabajo (y esto lo dice el gran actor Anthony Hopkins). La otra referencia ineludible y a la cual, todo actor debe ser muy obediente, es al concepto que el director tiene sobre el personaje. El mejor resultado se logra cuando director y actor miran hacia una misma dirección en el plan de trabajo. Lo demás viene fluido según como vaya apareciendo la inspiración… Algunas veces el “click” es interno, otras veces es externo. En ocasiones, lo mas inesperado: una imagen, un sonido, una sensación, es lo que te da el empujón para lanzarte en la tobogán del personaje.

¿Y en el caso de Yerma?

– Yerma ha sido par mi un gran reto como actriz, una gran oportunidad de apendizaje. He tenido la bendición de estar amparada, en esta ocasión, por un director que, es a su vez, un actor gigantesco que conoce a profundidad los recovecos creativos del histrión: Dimas González.

¿Consideras que se está apostando más a la comedia que al texto de autor en el país?

– Actualmente en nuestra cartelera teatral hay una amplia gama de oferta de teatro en géneros variados. Obviamente, los teatros comerciales tienen una programación donde la reina es la comedia, el teatro para entretener y divertir. Pero también hay otras salas en las cuales se presentan trabajos de mayor confrontación donde el texto de autor cobra protagonismo. Así pues, el espectador dependiendo de su necesidad, puede recurrir a uno u otro teatro.

¿Qué teatro te gusta ver?

– A mi me gusta todo tipo de teatro y todo tipo de género con tal de que tenga un nivel de calidad determinado. Me gusta el teatro que esté vivo, en el cual pasen cosas, donde exista la real comunicación… El teatro que me modifique, que me inspire a ser mejor ser humano. Me gusta el teatro que me haga reir, que me haga llorar, pero sobre todo, el que me eriza los piel.

¿Te gustaría dirigir en el teatro?

– Si me encantaría, siempre he acariciado esa idea pero le tengo mucho respeto. Necesito profundizar en aspectos relacionados con la puesta en escena e iluminación; pero si tengo planteado para el año que viene debutar como directora.

¿La docencia te llama la atención?

– Claro, la docencia es una actividad a través de la cual uno puede aportar a la generación que va en camino, parte de la experiencia que hemos desarrollado y, al mismo tiempo, retroalimentarse con los púpilos. Hasta ahora, no me he dedicado a la docencia, por falta de tiempo. Eso requiere mucha atención y es una labor de alta responsabilidad.

¿Proyectos en televisión y cine?

– Este año he dispuesto toda mi energía y atención a teatro, pero si, me encantaría para el entrante hacer televisión, género que respeto mucho y me encanta. Asimismo con el cine. Realmente, disfruto con igual intensidad todos los medios, los cuales, cada uno en particular, tienen sus códigos y así mismo, son muy exigentes.

¿Producir en teatro es cuesta arriba?

– Afrontar un emprendimiento en el teatro es una tarea arduo difícil, pero es en estos momentos cuando es necesario, ineludible, tomar iniciativas riesgozas y hacer lo que siempre anhelamos hacer, haciendo caso omiso al miedo. Si quieren ver una buena propuesta teatral, vengan a la Sala Rajatabla, que está al lado del Teresa Carreño.