Inicio » Entretenimiento » ¿Cómo Parque Cristal se convirtió en la “ciudad de los gatos”?

¿Cómo Parque Cristal se convirtió en la “ciudad de los gatos”?

No hay caraqueño que visite Parque Cristal y no se tope con la mirada tierna de alguno de estos mininos
    Compartir

TZC.- Aunque a diario podemos pasar por Parque Cristal, basta detenerse un poco para disfrutar de sus espacios abiertos, y del juego tan importante que refleja su arquitectura. Pudiese verse como un edificio más, pero no, es toda una obra imponente, maravillosa de recorrer y concebir.

Tan maravilloso y acogedor resulta que hasta los mininos se han apoderado de sus espacios ¡Sí, como lo lees! Los mininos han invadido desde hace algún tiempo el edificio de Parque Cristal y han hecho suyas las áreas verdes de este edificio comercial.

A ciencia cierta nadie sabe cómo ni cuándo esta colonia de felinos se instaló en el lugar, muchos menos por qué su preferencia por habitar allí. Lo que sí es notable y no escapa de la vista de los caraqueños es la aventura de estos animalitos que pasan el día reposando, escapando del calor de las plantas, buscando amor en sus visitantes y por supuesto, esperando la comida que les hace estar activos.

Según cuentan, hace más de 10 años los vigilantes del edificio empezaron a observar mininos en el estacionamiento, al principio creyeron que simplemente buscaban ratas, pero al pasar de los días estos animalitos se multiplicaban. Hasta que un día migraron al jardín de Parque Cristal y al parecer les gustó ese nuevo recinto.

Cada día llegaban más, habían juguetones, peleones, comelones, cariñosos, para todo los gustos. Y aunque eran aceptados por la mayoría, también tenían en su contra quienes se quejaban de la suciedad y el desorden que estos dejaban. Dicen, que llegó a haber más de cien felinos en este lugar y los vecinos se acostumbraron -pese a las quejas- a llevarles comida diariamente.

La mayoría han sido gatos sin nombre, pero otros se ganaron la identidad de quienes admiran su aventurera estadía en el lugar. Lo inevitable fue que la población creciera y que finalmente  Parque Cristal se convirtiera en “la ciudad de los gatos