Inicio » Entretenimiento » Alí Alejandro Primera: “Una revolución sin cultura no es revolución”

Alí Alejandro Primera: “Una revolución sin cultura no es revolución”

El viceministro de Cultura apuesta a crear una plataforma que brinde espacio a las expresiones libertarias
Cortesía Alí Alejandro Primera
    Compartir

José Gabriel Díaz.-  Alí Alejandro Primera es hoy una pieza clave en la discusión del desarrollo y fortalecimiento cultural. Con no pocos años al servicio de la música, ha trabajado como coordinador de Producción Artística de la Fundación Centro Nacional del Disco (2010), ha sido viceministro para la Comunicación Popular (2013), y desde hace año y medio presidente de la Fundación Banda Marcial.

Sobrino del cantor Alí Primera, actualmente se desempeña como viceministro de Cultura, desde donde espera ejecutar proyectos de interés social arraigados a las tradiciones. Su trabajo e intercambio con diversas comunidades en todo el país, ofrece garantía de una labor loable en vísperas de un cambio cultural profundo y necesario.

¿Qué tipo de revolución se necesita emprender en la cultura?

Yo sueño que el proceso revolucionario nos lleve a ser autosustentables culturalmente. Es decir, que no se trate solamente de que tengamos la oferta cultural de determinado signo sino que todos los matices de las artes estén vinculados entre sí. Que el desarrollo de la industria cultural nos permita independencia y que la primera oferta cultural del ciudadano sea la que se produzca y sustente aquí.

¿Por qué cree que lo escogieron como viceministro de cultura y cuáles serán las acciones a ejecutar?

Primero agradezco la confianza. He venido transitando como asesor del Gobierno en lo que tiene que ver con el Congreso de la Patria, capítulo Cultura, como promotor nacional. Además, hasta hace poco fui concejal metropolitano, presidí la Comisión de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología, y pertenezco al Estado Mayor de Cultura. Además de estas instancias transitorias creo que mi designación obedece a las iniciativas de proponer, contribuir o coadyuvar a que el Estado tenga una política cultural robusta, sustentada en el proceso revolucionario, pues una revolución sin cultura no es revolución. Por otro lado, la Banda Marcial Caracas está por realizar audiciones que fortalecerán el talento humano de sus filas. Además, esperamos emprender y abrir el camino para llegar a más gente, teniendo cercanía con las áreas populares de Caracas, pero también con otras ciudades. También aspiramos asistir a algunos festivales internacionales. Desde el viceministerio emprendimos el Plan Reverón, cuyas diversas aristas plantean mecanismos para la economía cultural, presencia en festivales foráneos e intervención en los sistemas de formación para las artes.

¿Qué le ha aportado la Banda Marcial Caracas en la construcción cultural?

Nos propusimos y logramos llevarla al corazón de los caraqueños. Incrementamos presencia y capacidades como organización que lleva música a todos lados. Estamos hablando de más de 65 conciertos en 2017 con presencia en los urbanismos, comunidades populares, plazas de Caracas y bases de misiones. Nuestra próxima meta es dejar vestigios a partir de trabajos audiovisuales.

¿Se le ha dado a la cultura popular el lugar que se merece y por el que tanto ha luchado?

Nos falta mucho porque las expresiones populares no pueden entenderse como algo exótico y aislado. Tienen que convertirse en un hecho cotidiano y constante, signado por ser el mayor generador de riqueza dentro de la dinámica de la economía cultural del país.

¿Qué necesita el pueblo para desarrollarse culturalmente?

Las libertades políticas en el país se han desarrollado plenamente, queda crear una plataforma que brinde a las expresiones libertarias el espacio para su desarrollo. Es necesario tener mayor protección de los espacios públicos, donde la inseguridad no sea preponderante y no se genere un riesgo de la actividad cultural. La infraestructura turística y cultural tiene que convertirse en una oferta constante, a la que la gente acuda masivamente. No podemos hacer política cultural solamente para vernos el ombligo quienes hacemos gestión de gobierno.

¿En qué medida contribuirá el Plan de la Patria a la cultura?

No generamos política cultural, como una veleta, sin sistematizarla o planificarla. De allí que se discuta el Plan de la Patria. Quién más que el que hace cultura para discutir cómo deberían orientarse las políticas del Estado, con actualidad y contemporaneidad, apegadas a la realidad postpetrolera que intentamos fortalecer, dando importancia a la participación ciudadana.

Director de orquesta, luchador de los derechos sociales, viceministro… ¿En qué faceta se siente más cómodo?
Yo digo que soy un activador cultural. No puedo tener esta condición transitoria de viceministro y deslindarme de mi condición de cantor. Debemos ser suficientemente responsables para que no se generen varias identidades sino una sola: la que lucha por el hombre y por una sociedad más justa.

DATOS

• Nació en Caracas el 4 de abril de 1974 y canta por la construcción y defensa de un mundo más justo.

• Inició su formación musical en el Conservatorio de Música José Ángel Lamas, donde estudió teoría y solfeo y guitarra clásica, además de Canto tradicional. Integró la agrupación Huellas.

• En Gaceta Oficial N° 406 resolución N°391 se le decreta director, desde el 15 de septiembre de 2016, de la Fundación Banda Marcial Caracas.

• Tiene dos discos: Abril (2008) y Amarú (2010). Prepara un tercero Morena esperanza.

Agregar Comentario

Click here to post a comment