Inicio » Entretenimiento » A la fosa y sin mortaja | El firmazo

A la fosa y sin mortaja | El firmazo

Osmel hizo memoria de “El Gran Mago” Joaquín, su “curruña” en los tiempos de gloria del Miss Venezuela. Por cierto, hoy Joaquín estaría de cumpleaños
    Compartir

El Sepulturero.- ¡Ni un alfiler cabía en Cesta República!, librería madrileña donde se presentó Un hombre desconocido, de Diego Arroyo Gil, suerte de entrevista-biográfica sobre el Zar Sousa. Aquello fue tal que hasta cerraron las puertas. Estaban creo que todos los venezolanos residentes en la Madre Patria. Se vio al poeta Leonardo Padrón, al Boris Izaguirre haciendo de presentador y hasta Guillermito “Fantástico” González agarró el micrófono y cuando alguien le gritó: “¿cuánto vale el show, Mito?”, el aludido respondió como en sus tiempos en nuestra TV: “Total total, Osmel se lleva la tarifa máxima”.

La “reseña” del evento la tuve de primera mano, pues mi colega sepulturero, conocido en el cementerio de Almudena como el Gran Manolín, estuvo en el sitio y hasta compró el libro, logrando -a codazo limpio- que se lo firmaran el autor, Boris, Mito y cuanto venezolano “ilustre” se topaba. Al llegar a Osmel le dijo: “Eres bello, firma aquí” (en alusión al paso del Zar por Nuestra Belleza Latina). Ciertamente, como alguien bien apuntó, este “firmazo madrileño” fue un espaldarazo al Zar, quien agradeció el gesto. “No me esperaba tal convocatoria”. Es que no podía ser de otra manera estando de pregón el Boris. Allí había ¡de todo¡ como en botica e’ pueblo. “Hostia majo que solo faltaban Felipe y la Letizia”, me diría emocionado el Manolín.

Osmel hizo memoria de “El Gran Mago” Joaquín, su “curruña” en los tiempos de gloria del Miss Venezuela. Por cierto, hoy Joaquín estaría de cumpleaños. Allá arriba en el cielo debe de haber tremendo fiestón con la Celia poniéndole ¡azúuuucar!

Y así endulzado me retiro. Tengo mucho por hacer. Llamar a los amigos para desearles un Feliz Año (es lo único que se puede decir de 2019), pues eso de enviar fríos correos o una de esas caritas llamadas emoji me parece de un gélido sepulcral. Nada como un “face to face”, un abrazo, o una llamada. A quienes se dicen mis amigos y me caen con un helado mail -estando en la misma ciudad- los mando de una a la ¡TUMBA TUMBA¡

Agregar Comentario

Click here to post a comment