Ah redes cobardes

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El dialogo tiene diversos y jurados enemigos y ello se expresa con vehemencia, virulencia e impunidad en las redes sociales, en consonancia con el contexto político-ideológico imperante, caracterizado por la polarización y la violencia política.

Polarización que promueve la intolerancia, la exclusión, la naturalización y legitimación de la violencia, con la consecuente fractura del tejido social. El debate político descarnado se traslada a las redes donde sin cortapisas y bajo una suerte de anonimato, se construyen narrativas políticas y relatos digitales de participación y/o confrontación política…

Desde la polarización, florece a sus anchas el fenómeno de la descortesía definido como “un comportamiento comunicativo que ataca, daña, denigra u ofende la imagen social del interlocutor; busca causarle un perjuicio o incide de manera negativa en el clima socio-emocional de la interacción.”

Devenidas las redes sociales en arena política, y transmutados sus participantes en actores políticos, la agresión verbal se ha convertido en una práctica usual.

Sirva este espacio para recordar a un entrañable amigo y mentor, Eleazar Díaz Rangel. Le estaré siempre agradecida por haberme invitado, o mejor dicho obligado, a escribir semanalmente en el diario que condujo hasta su desaparición física. Por permitirme desde un espacio público plantear mi posición y, fundamentalmente, exponerme a la lectura crítica y no tan crítica sometida, subyugada y dominada por filtros políticos polarizados y polarizantes. Confrontar y/o tolerar el fenómeno de la descortesía…Aquel comportamiento comunicativo cobarde que ataca, daña, denigra, descalifica, calumnia ofende y busca dañar nuestra imagen. Le agradezco su apoyo y guía en esta tarea.

Ah redes cobardes, constructoras y transmisoras de narrativas digitales políticas, donde ni la muerte escapa a la descalificación, desvalorización, estigmatización y la discriminación; al odio, al enfrentamiento y a la confrontación política.
Socióloga @maryclens

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print