Militares leales impidieron sesión de AN en La Carlota

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La madrugada del pasado 30 de abril, Leopoldo López telefoneó a Juan Guaidó para decirle que ya estaba activada la llamada “Operación Libertad”. Ambos dirigentes opositores se trasladaron hasta el distribuidor Altamira y a las 5:44 am lanzaron un mensaje por redes sociales instando a deponer al presidente Nicolás Maduro, que en palabras de Guaidó significaba “el cese a la usurpación”.

En su corto mensaje, Guaidó dijo que se encontraban en la base aérea Francisco de Miranda conocida como La Carlota. A su derecha se observó a López rodeado de algunos militares. Ya con el amanecer del 30-A, las redes sociales fueron transmitiendo la llegada de diputados de la Asamblea Nacional, quienes fueron convocados para sesionar dentro de La Carlota en respaldo al alzamiento.

Ráfagas de proyectiles se oyeron durante toda la mañana entre La Carlota y el Distribuidor Altamira con saldo de 10 funcionarios policiales y militares heridos. Imágenes difundidas dejan ver a militares que estaban alrededor de López y Guaidó disparar y hasta un civil de gorra azafrán sacó su arma corta y la accionó en dirección a La Carlota.

La retirada. Desde las 8 am las ocho tanquetas que los golpistas habían movilizado, comenzaron a devolverse por la autopista Francisco Fajardo en dirección al centro y algunos de los sublevados saltaron a La Carlota para unirse a quienes defendían esa base aérea, según lo explicado esa mañana por el mayor general Alexis Rodríguez Cabello jefe de la Región Estratégica de Defensa Integral Capital.

Ya al mediodía, cuando los cabecillas de la intentona sintieron que no era posible tomar La Carlota, abandonaron el Distribuidor Altamira y se atrincheraron en la plaza Francia del mismo sector. Pese a ello, una “célula” de 27 encapuchados quedó en las cercanías de la base aérea lanzando piedras. Mientras ese foco persistía, Guaidó y López intentaron marchar a Miraflores.

Ubicación. Veamos dónde estaba cada uno de los diputados que llegaron al distribuidor Altamira aquella mañana del 30-A.

Edgar Zambrano (AD) Primer vicepresidente de la AN. Uno de los primeros en llegar a la autopista Francisco Fajardo. Fue enfluxado, le dio un abrazo a Leopoldo López en el lado sur del distribuidor, a juzgar por El Nudo de Cavalieri, la escultura de Alberto Cavalieri que se observa al fondo. Luego avanzó hacia donde estaba parado el teniente coronel de la Guardia Nacional Bolivariana, Ilich Sánchez a quien le hizo la señal de los cinco dedos en la sien antes de abrazarlo dos veces. El militar le susurró algo. Después Zambrano caminó hacia la punta del distribuidor donde estaba Guaidó, quien al verlo llegar se le cuadró firme. Ambos se abrazaron y López se incorporó a una breve conversación.

Simón Calzadilla (Movimiento Progresista de Venezuela). Este diputado arribó al distribuidor Altamira entre 8 y 9 am. Se paró cerca del aviso que dice en letras grandes “Altamira”, colocado allí por Chamba Juvenil, precisamente donde López tenía su “puesto de comando” y se le oyó impartir órdenes al teniente Ilich Sánchez. “Estamos aquí esperando la convocatoria del pueblo”, declaró Calzadilla, al tiempo que negó que estuvieran dentro de La Carlota tal como lo había anunciado Guaidó minutos antes. Después de que Calzadilla declaró, caminó hacia el sur del Distribuidor donde estaba Guaidó arengando a un grupito. Calzadilla y Guaidó se abrazaron y éste último le dijo: “máxima presión”.

Andrés Velásquez (La Causa R) El ex gobernador de Bolívar llegó a las 7 am. Se colocó en el lado sur del distribuidor, justo donde estaba López custodiado por Ilich y otros militares que tenían un arma larga modelo Afag 7.62 apuntando a la autopista Francisco Fajardo. Después Velásquez se desplazó al norte del distribuidor acompañado de tres militares que tenían sus rostros cubiertos con un trapo azul. Llegó donde estaba Guaidó y le puso un micrófono como si lo estuviera entrevistando. Al fi nal de la “entrevista”, Velásquez retiró el micrófono y gritó “a la calle”.

Richard Blanco (Alianza Bravo Pueblo). Apareció a eso de las 8 am vestido con una camisa blanca. “Lo que está ocurriendo aquí era lo que nosotros estábamos esperando, un apoyo por parte de la Fuerza Armada”, declaró Blanco sin mirar a la cámara porque estaba pendiente de la gente que venía corriendo de Sur a Norte.

Luis Florido (Independiente) Se presentó al distribuidor con traje azul. Se ubicó en medio de la vía donde cayeron varias lacrimógenas. Agarró una y la lanzó hacia la cerca perimetral de La Carlota.

Henry Ramos Allup (AD) A eso de las 8:23 am llegó el diputado y presidente de Acción Democrática acompañado de otros dirigentes blancos. Bajó de un vehículo y saltó la barrera para ingresar por el lado sur del distribuidor Altamira, la parte más cercana a la Comandancia General de la Aviación. A los minutos comenzaron a caer lacrimógenas por lo que Allup se resguardó cerca de un vehículo donde fue custodiado por efectivos de la GNB y un encapuchado. Limpiándose la cara declaró que “la economía está totalmente colapsada”.

Juan Andrés Mejía (Voluntad Popular-Miranda). Este parlamentario ingresó al sitio del golpe por la escultura El Nudo de Cavalieri y avanzó hacia el centro donde emitió unas breves declaraciones referidas a la convocatoria.

Sergio Vergara (VP-Táchira). Antes de las 2 am del 30-A Vergara llegó al Distribuidor Altamira. Se tomó una foto con Guaidó y la colgó en su Twitter a las 2: 03 am con un mensaje donde recordó que para esa fase “nos hemos preparado, nos hemos organizado”.

María Corina Machado (Vente Venezuela) se le vio en las inmediaciones de la plaza Altamira.

LOS IMPUTADOS

Ese mismo 30-A, el fiscal general, Tarek Willian Saab solicitó al Tribunal Supremo de Justicia activar el enjuiciamiento contra el diputado Edgar Zambrano. A los dos días, Saab interpuso la misma solicitud contra los diputados Luis Florido, Henry Ramos, Richard Blanco, Marianela Magallanes, Simón Calzadilla, Andrés Velásquez, Sergio Vergara, Juan Andrés Mejía y Freddy Superlano, imputados por traición a la patria entre otros delitos. La Sala Plena del TSJ aceptó el planteamiento de Fiscalía y envió el expediente a la Constituyente, cuyos integrantes levantaron la inmunidad a ocho diputados. Le falta decidir sobre tres.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×
Publicidad
×
Publicidad
×