Inicio » Deportes » Yoel Finol busca asegurar hoy la medalla de plata

Yoel Finol busca asegurar hoy la medalla de plata

Pero el merideño tiene la gracia de Dios, su fe en que puede superar las más duras pruebas
Fotos: Edixon Gámez
    Compartir

Gerardo Blanco.-La vida tiene milagros silenciosos y ocultos, sin el prodigio de la multiplicación de los panes o el cinematográfico caminar sobre las aguas. Son cotidianos y están allí para los que quiera creer, con la fe de carbonero de Yoel Finol. Su milagro es haber renacido como un niño de bien, alejado de la violencia que le ofrecía morder la manzana de Eva, y convertirse en el el joven que hoy admira todo el país; el artista de pasar golpes, bailotear y aguijonear al rival con su recto de izquierda con el que esta tarde quiere transformar el bronce en plata, venciendo al uzbezko Shakhobidin Zoirov (1:00 pm) en la semifinal del peso mosca.

“Con la gloria de Dios cambiaremos el color de esa medalla”, afirma el “Caiquito” de El Vigía cuya vida ha estado marcado por la tragedia familiar. Su hermana Carolina fue víctima del trágico uxoricidio cometido por el campeón mundial Edwin “Inca” Valero, varios primos fueron perdieron la vida en hechos violentos, y su querido abuelo materno, el hombre que le metió el hombro para salir adelante, también falleció a principios de año.

Tres victorias consecutivas, todas por decisión unánime de los jueces, ofreciendo una exhibición de esgrima boxística insuperable lo tienen en esta nueva encrucijada en el que intentará otra alquimia en el ring para cambiar el bronce por la plata y pelear el domingo por el oro olímpico.

Su rival no será una pera en dulce. Zoirov también ganó sus tres combates anteriores de forma unánime (3-0), incluyendo al campeón mundial de 2015 (Elvin Mamishzada, Azerbaiján) haciendo alarde de un estilo preciosista. No de balde, en su país es considerado una versión miniatura de “Floyd Mayweather Jr” por su habilidad para golpear con velocidad de rayo, esquivar los ataques rivales y correr por en cuadrilátero.

Pero el merideño tiene la gracia de Dios, su fe en que puede superar las más duras pruebas como el bíblico Job y para mostrar la felicidad al creador y ganarse la gloria olímpica.

6 Comentarios

Click here to post a comment