En la pelota | Récord de todos los tiempos por bombardero de Caracas

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Gleyber Torres, el caraqueño que los Yankees adquirieron en 2016, vía Cachorros, porque necesitaban un infielder a quien subir al Bronx en poco tiempo, ha tomado muy en serio lo de los Bombarderos del Bronx.

Tanto, que entre los centenares de récords de jonrones del equipo, el muchacho encontró cómo empatar uno que solo otro lo había logrado en la historia de 149 años de Grandes Ligas.

Gleyber conectó en Yankee Stadium, contra lanzamiento de Lance Lynn (Rangers), un histórico batazo de 406 pies por left-center, su jonrón 34 de la temporada. Solo otro segunda base o shortstop, Alex Rodríguez, ha llegado a esa cantidad en una campaña a los 22 años o más joven. Gleyber cumplirá sus 23 hasta diciembre 13.

A- Rod sonó 42 jonrones en 1998, y 36 en 1996.

Ahora, en cuanto a Gleyber, en esta temporada, durante la cual han salido cerca de seis mil jonrones (cinco mil 901 y el récord son seis mil 105 en 2017), él figura entre quienes más batazos han mandado más allá de las bardas. La lista: Pete Alonso (Mets) 45, Mike Trout (Angelinos) 45, Cody Bellinger (Dodgers) 44, Christian Yelich (Cerveceros) 43, Eugenio Suárez (Rojos) 41, Jorge Soler (Royals) 40, Freddie Freerman (Bravos), 38, Max Kepler (Twins) 36, Nelson Cruz (Twins) 35, J.D. Martínez (Medias Rojas) 34.

Los Twins, impusieron este año un nuevo récord de jonrones por un equipo en una temporada, 272, con los cuales les pasaron por encima a los Yankees, que habían dejado marca nueva el año pasado, 267.

Entre tanto Gleyber, a quien suponían iba a ser el sustituto de Derek Jeter en el shortstop, ha brillado como segunda base, que fue donde finalmente lo han necesitado.

Además, batea para 283 con 79 carreras remolcadas. Su ofensiva ha sido vital para mantener a los muy lesionados Yankees 2019 en el liderato del este.

Y todo comenzó cuando Gleyber cumplió cuatro años de edad, y sus padres, Eusebio Torres e Ibelise Castro, decidieron que jugara beisbol en un equipito porque era el deporte que había demostrado preferir.

Diez años después, a sus 14, ingresó a la Academia de los Cachorros, en Maracay. Desde su comienzo lo consideraron superior a los demás muchachos. El reporte que un scout envió a Wrigley Field por aquellos días, lo confirma:“Sigamos especialmente a Gleyber Torres. Posee facultades superiores a todos los demás en la Academia, incluso poder al bate”.

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

Chicago le dio bono millonario por la firma

Como la mayoría de los muchachos en Venezuela, Gleyber Torres era gran aficionado al juego de chapitas.

Las tapas metálicas de las botellas de cerveza y refrescos se martillan hasta hacerlas lo más delgadas posibles. Entonces se lanzan, como pelotas, a beteadores armados, no con bates, sino con palos de los que vienen con las escobas.

No es fácil conectar las chapitas, porque curbean mucho, mucho más que cualquier pelota y además, el palo es muy delgado.

Nadie sabe si eso es un buen entrenamiento para los bateadores, pero muchos bigleaguers venezolanos se dicen buenos fanáticos de este entretenimiento.

A Gleyber le sirvió para que los Cachorros lo firmaran en 2013, con bono de un millón 700 mil dólares. Y para el año siguiente ya hizo se debut como profesional en la Arizona League para novatos.

Lo demás, una exitosa carrera año tras año, hasta que llegó a los Yankees en el cambio que llevó a Chicago al relevista cerrador cubano Aróldis Chapman.

Primeras visitas de Gleyber a la lista de los lesionados

Al llegar a la organización de los Yankees, Gleyber tomó nuevo impulso. En la Liga del Otoño, Arizona, bateo para 403 en 76 turnos. Lo eligieron El Más Valioso. A los 19 años, el de menos edad en recibir ese título. “Baseball América”, lo eligió el mejor prospecto de los Yankees y el quinto mejor prospecto de todo el beisbol.

En los entrenamientos de 2017 bateó para 448, con dos jonrones en 29 turnos. Lo mandaron a Trenton, doble A.

Y entonces sufrió su primera visita a la lista de los lesionados, por inflamación en el hombro derecho. Al mejorar, en mayo, lo subieron a los Scranton/Wilkes-Barre RailRiders, de la International League, AAA.

En junio se tiró en un slide con las manos por delante, se lesionó el codo izquierdo. Lo tuvieron que someter a la operación Tommy John.

Sin embargo, lo declararon el mejor de todos los prospectos dedicados al shortstop, y los Yankees lo incluyeron en el róster de 40. Desde entonces es un bigleaguer establecido.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
×
Publicidad