Inicio » Comunidad » Transportistas piden ayuda para repuestos

Transportistas piden ayuda para repuestos

Pertenecen a la Unión de Conductores 5 de Julio
    Compartir

María Erlin Perdomo.-Desde inicios de este año, más de 100 transportistas pertenecientes a la Asociación Civil Unión de Conductores 5 de Julio de la parroquia Petare (Mir), se han visto afectados por la falta de repuestos para sus unidades.

“La línea contaba con 50 unidades de yipses que prestaban servicio a más de 10 mil personas distribuidas en los sectores: 5 de Julio, 24 de Julio, calle principal de La Urbina, San José (parte alta) y callejón El Torre, pero ahorita solo están trabajando 10 unidades”, informó José Gregorio Mendoza, CI 5.663.960, presidente de la línea.

La falta de transporte perjudica a gran parte de la comunidad, pues la mayoría de las personas no cuenta con recursos para pagar taxis o mototaxis, por lo que tienen que hacer largas colas para poder abordar alguno de los yipses que están prestando el servicio. “La mayoría de los usuarios afectados son niños y personas de la tercera edad que no cuentan con los recursos y capacidad para utilizar las motos”, sostuvo Jharol Nadales, C.I. 15.182.298, socio de la línea.

Los miembros de la asociación les hacen un llamado a las autoridades del Gobierno nacional, Ministerio de Transporte, Fontur y al candidato Héctor Rodríguez, para que les ayuden a resolver esta situación; así mismo explican que “a principios del mes de septiembre le entregamos un documento a Héctor Rodríguez donde le manifestábamos nuestro problema, pero aún no tenemos respuesta. Por tal motivo le solicitamos al Gobierno que se reúna con nosotros para organizar diferentes mesas de trabajo donde se hable de la falta de repuestos y se le busque una solución a este problema. Además, que se lleve a cabo un proyecto para renovar la flota pues ya ha superado su vida útil”, agregó Mendoza.

Piden a la comunidad que comprenda la situación porque la falta de repuestos ha perjudicado el servicio. Algunos días salen a laborar 10 carros, pero a mitad de la jornada quedan solo dos. “Necesitamos apoyo para prestar un mejor servicio”, explicó Nadales