Inicio » Comunidad » La anarquía reina en el cementerio del Este

La anarquía reina en el cementerio del Este

Se presenció la inexistencia de protección a los visitantes por parte de los cuerpos de seguridad
Fotografia: Juan Luis Clemente
    Compartir

Reinaldo Escorcia.–  La delincuencia y la desidia se apoderaron del Cementerio del Este debido a que cada instante despojan de sus pertenencias a las familias que van visitar las tumbas de sus seres queridos.

“Hace poco robaron una cola de personas que esperaban transporte para salir de las parcelas hasta la entrada del cementerio”, así lo denunció el señor Luis Uribe, padre de un difunto sepultado en el cementerio desde hace 53 meses.

El equipo de Últimas Noticias recorrió el camposanto, entrevistó a varios parientes de los muertos y constató que el jardín está repleto de monte,  basura y escombros en las terrazas retiradas de la entrada principal. También se presenció la inexistencia de protección a los visitantes por parte de los cuerpos de seguridad.

“Aquí se roban las placas de bronce y los floreros de las tumbas. Hay problemas con el transporte a lo interno, pero los encargados del cementerio no le permiten a la policía realizar patrullaje en el lugar”, comentó Rosmery Guzmán.

“En el sitio reina la anarquía porque no hay presencia de la policía municipal y vemos como llegan personas a sepultar sus muertos -en carros con música a todo volumen- que ingieren bebidas alcohólicas y se orinan en las tumbas”, prosiguió Uribe.

“La inseguridad se ha agudizado porque siempre que hay un entierro de un malandro traen autobuses a reventar de personas y algunos de ellos vienen armados, lanzan tiros al aire y otros roban”, reveló Agustina Campos, ciudadana que visita constantemente a un familiar enterrado en el camposanto.

Servicios. “Este cementerio dejó de ser para personas pudientes porque los servicios son patéticos. En la vía para entrar usted ve tremendos huecos que dañan los carros y cuando se llega a las parcelas los propios familiares tenemos que agarrar machete y tijeras y comenzar a limpiar o pagarle algún empleado del cementerio por ese trabajo”, afirmó Junior  Rengifo, deudo de un fallecido que reposa en el jardín.

Los denunciantes indicaron que en el camposanto hay varios señores vestidos de amarillo que trabajan para el cementerio y le cobran a la gente Bs 3.000 por limpiar una parcela, situación irregular porque cada afiliado cancela su mensualidad para  encontrar el espacio limpio.

“También hay gente que todos los fines de semana hace picnic y llevan mascotas al cementerio que defecan en el lugar donde reposan los restos de muchas personas”, señaló  Luis Uribe.

Uribe expresó que la administración del camposanto solamente se acuerda de llamar a finales de cada mes para cobrar la respectiva cuota por el mantenimiento de las parcelas, las cuales se encuentran constantemente llenas desperdicios que son arrojados por los visitantes.