Últimas Noticias Logo

Caracas, 16/04/2014
Iniciar sesión| Registrarse


SALUD | 12/06/2011 09:18:04 a.m.
Un llamado a mejorar nuestra vida
A parte de nutrir el cerebro con pensamientos adecuados, también es necesario aprender a nutrir nuestro cuerpo con una buena alimentación. La medicina y nutrición orto-molecular es una ciencia que estudia y maneja las deficiencias nutricionales de vitaminas, minerales y aminoácidos contenidas en nuestro cuerpo

Un llamado a mejorar nuestra vida
(Creditos: Archivo)
Con ella se conduce a la persona a un buen aprendizaje nutricional, con el fin de lograr una real desintoxicación del organismo que se complementa con la ingesta de minerales ionizados en forma líquida, para que las vitaminas logren unirse realmente y ejercer su función.

Estos minerales abren la célula para que el contenido de estas vitaminas y de los propios minerales entren y no se pierdan por efecto de eliminación.

Una persona puede pensar que se alimenta muy bien y, a la vez, no percatarse de que no está en realidad bien nutrida, pues su organismo no fija los nutrientes, padeciendo entonces de cansancio, fatiga crónica, insomnio, estrés o debilidad.

Con una buena nutrición nuestro organismo comienza por limpiar las arterias y, por ende, todo el flujo sanguíneo llega libre de impurezas, produciendo un mayor bienestar. En enfermedades como la artritis, se depositan minerales y, principalmente, calcio en la sangre, debido a un agotamiento de las glándulas suprarrenales. El calcio baja su nivel normal y el organismo comienza a robarlo de los huesos para suplantar ésta deficiencia. Debido a que las células conservan su memoria, el calcio se vuelve a depositar, pero esta vez lo hace en las articulaciones. Ahí se queda impactado e impide que el colesterol y todas las sustancias grasas circulen libremente y sean desechadas por el hígado que, debido a un problema hepático y glandular, no es capaz de metabolizarlas. El colesterol al que tanta guerra le hacemos en ésta época, sin embargo, es necesario, pues interviene en la formación de hormonas, ácidos biliares y de la vitamina D que se combina con los rayos solares para su mayor fijación.

Si hay una buena combustión celular, él se transforma en anhídrido carbónico y agua, y no generará problemas. En casos como la diabetes, la insulina, que transporta la glucosa a la célula para producir energía, glucógeno y grasa, y que, a su vez, también actúa sobre esta misma grasa para convertirla en fuente de energía, se encuentra escasa, de mala calidad o no se produce, y la glucosa se queda en la sangre elevando los niveles de azúcar. Pero, además de esto, si los aminoácidos que se producen en el páncreas no se combinan con la vitamina adecuada, buscan hacerlo con cualquiera otra toxina existente, produciendo un ácido que en 48 horas, al subir su nivel, termina produciendo una lesión pancreática y llevando el azúcar a la orina, disparando una diabetes.

En la actualidad, los alimentos que consumimos no vienen con la misma carga de nutrientes, debido al agotamiento de los suelos y al abuso de los fertilizantes. Por ello, minerales como el magnesio, el zing o el potasio no llegan en la proporción adecuada a nuestro organismo y deben ser sustituidos por complejos vitamínicos en conjunto con estos minerales ionizados líquidos, para eliminar todas esas toxinas.

El tratamiento a recibir una persona debe estar dirigido por un médico especialista, pues es el encargado de medir los niveles que cada quién necesita para volver a nivelar todo su cuerpo, y de dirigir y enseñar al paciente cómo, de qué clase, y en qué cantidad y calidad debe consumir no sólo los minerales, sino también los alimentos diarios según la patología que presente.

www.nancysalcedodeiviz.com


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad