Últimas Noticias Logo

Caracas, 25/10/2014
Iniciar sesión| Registrarse


SALUD | 21/03/2013 06:00:00 a.m.
El amor de los niños Down construye un mundo mejor
La disciplina, la responsabilidad y el cariño los caracterizan. Los padres de estos seres especiales no deben sentirse solos y deben acudir a fundaciones que los orienten

El amor de los niños Down construye un mundo mejor
Su día más importante es el de su cumpleaños (Creditos: ÚN)
Vanessa C. Arenas | ÚN.- Jhocelyn Martínez canta, baila, ha ganado medalla de oro y bronce en China y Panamá compitiendo en gimnasia rítmica, y por si fuera poco, también practica natación. Pero su mayor logro es cumplir 16 años hoy, 21 de marzo, Día Mundial del Síndrome de Down. Condición que, lejos de limitarla, le ha abierto un mundo de posibilidades y felicidad al lado de su madre, Carmen Millán.

Los padres de estos niños explican que el día más importante para ellos es el de su cumpleaños. Además, la fecha 21 de marzo para celebrar su día no es casualidad, ya que representa la trisonomía del cromosoma par 21, causa del síndrome de Down.

"Tu regalo es hermoso y lo tengo en el carro de mi mamá, pero mañana te lo doy", le dice una compañera a Jhocelyn. Ella se emociona y dice: "Estoy demasiado feliz. Quiero que me regalen ropa o cualquier cosa". Se ríe y comienza a cantar inspirada, como si nadie la estuviera observando. No hay ni un rastro de timidez en ella.

"Jhocelyn me ha dejado un fuerte aprendizaje. No me imaginé desarrollar todo lo que he logrado en estos 16 años, que es la edad que ella tiene. He sacado fuerzas para cumplir con el rol de madre y el del trabajo porque si no, no comemos", cuenta con la voz quebrada Carmen, al tiempo que caen las lágrimas y trata de secarlas en seguida. 

El padre de Jhocelyn nunca la conoció y desde entonces ha recibido el doble de ese amor paterno del resto de su familia.

El llanto es inevitable para una madre o padre de un hijo con síndrome de Down. "Al principio se vive como una etapa de duelo, pero tienes que aprender a aceptarlo y afrontarlo", indicó Elisa Nadal, presidenta de Fundadown, organización creada hace diez años con el fin de ser un pilar económico y de orientación para familiares de estas personas especiales.

Las preguntas que más atormentan a los padres son: ¿Qué hacer con un hijo así?, ¿Dónde puedo orientarme?, ¿Podré tener un hijo sano? Esta última es la que se hacen Jonathan Sequera y su esposa, quien a pesar de consultar a varios médicos y mantenerse en tratamiento, no están convencidos de intentarlo nuevamente. 

Una bendición "Si yo hubiese evitado la pregunta: ¿Qué va a pasar mañana?, me hubiese ahorrado todas las lágrimas derramadas. Pero eso lo entiendo ahora, después de 33 años, cuando me dedico a disfrutar el presente y dejar de tener miedo", comentó conmovida Marisela Ramírez, madre de Zamantha Landi, a la que describe como su "hija hermosa. Esa que cuando me da fastidio levantarme en las mañanas me llega al cuarto con un café para que recupere las ganas y la fuerza".
De la misma forma se refiere Grecia Yánez a su hijo Héctor. "Él se presenta solo deslumbrando a quienes lo escuchan decir 'He participado en tres novelas y te voy a dar mi número para que me llames'".

Héctor es el famoso ayudante de la bodega en el dramático venezolano Voltea pa' que te enamores. Al igual que sus compañeros, se ha destacado en la actuación y las actividades culturales de las que todos disfrutan.

Grecia ve sus logros orgullosa. Se le ilumina el rostro al pronunciar el nombre de su hijo, pero le cambia de inmediato la expresión al recordar la palabra con la que muchas personas aún se expresan al ver a una persona con síndrome de Down.

"Siento un dolor que no te puedes imaginar cuando escucho a alguien decir: Mongólico. Es muy despectiva, y ellos son muy susceptibles".

La mayoría de representantes admitió que todavía sienten rechazo por parte de la sociedad con respecto a estos casos. "Te miran feo en el autobús, no le quieren dar el puesto o se burlan de ellos", apuntó Zoraida de Rodríguez. 

Apoye también es una fundación encargada de brindar orientación y atención a aquellos que tienen esta condición especial y a sus familiares. Su directiva y personal recomiendan acercarse hacia estas instituciones para poder recibir la ayuda necesaria, incluso a los interesados en el tema que no tienen contacto directo con uno de ellos.

Los niños con síndrome de Down son extremadamente amorosos, responsables; "que si alguno de nosotros tuviera la mitad de su dedicación y disciplina, este sería un mundo mejor", dijo Marisela Ramírez.

Son muy emocionales y "un abrazo de ellos cada mañana te puede hacer olvidar todo lo malo que hayas pasado en la vida". Por esta razón, luego de enfrentar todos los tropiezos, el trabajo arduo, dolor y rechazo, ellos están conscientes de lo que tienen que hacer para poder ganarse un lugar en la sociedad, dentro del trabajo y muchas veces hasta en la misma familia. A pesar de esto nunca dejan de sonreír.  

varenas@cadena-capriles.com


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad