Últimas Noticias Logo

Caracas, 01/10/2014
Iniciar sesión| Registrarse


PARROQUIAS | 12/08/2013 06:00:00 a.m.
La paz del sector Catuche trasciende fronteras
Una comunidad se convierte en inspiración para otros barrios

La paz del sector Catuche trasciende fronteras
La experiencia ha sido presentada en universidades y congresos internacionales (Creditos: JESúS CONTRERAS)
Doris Barrios| ÚN.- Ante las frases "plomo al hampa" o el "destino final de un delincuente es la cárcel o bajo tierra" la comunidad de Catuche, municipio Libertador, respondió a la violencia con diálogo, negociación y reconocimiento del otro. Cumplen seis años con cero asesinatos en su zona, gracias a los acuerdos de convivencia entre vecinos y jóvenes mala conductas.

Este proceso de paz en Catuche es seguido muy de cerca por un grupo de investigadores, quienes, desde 2008, decidieron adentrarse en la quebrada y callejones de la comunidad para observar o registrar la experiencia. Llevan cuatro años compartiendo con los protagonistas de esta comunidad. La experiencia se convirtió en un libro, publicado por Amnistía Internacional el mes pasado: Acuerdos comunitarios de convivencia ante la violencia armada. Pistas para la acción.

La experiencia se ha presentado como proyecto en universidades del interior del país y en congresos internacionales.

Los psicólogos Manuel Llorens y Jhon Souto, investigadores que colocaron en papel lo vivido en los sectores de La Quinta y Portillo de Catuche, expresan de inmediato al empezar la entrevista: "las mujeres de la comunidad son las protagonistas. Nosotros solo acompañamos el proceso y le dimos algunas herramientas", indican.

Para los investigadores, el éxito de Catuche en su proceso de paz radica en tres valores: que la comunidad tenga un proceso sostenido de convivencia en otras áreas que no son de violencia, como organizar planes vacaciones o festejar el Día de la Madre o Padre, entre otros. Llevan dos décadas generando lazos de cooperación, acompañados de la comunidad cristiana de Jesuitas, que han fortalecido el empoderamiento del sector con su historia. Por otro lado está la valentía del grupo de mujeres, madres casi todas, con registros de muertos por violencia en sus familias, que lograron perdonar y convertirse en mediadoras del conflicto. Hay que reconocer la participación asertiva de los muchachos mala conductas que han escuchado a las mesas de diálogo y aceptado firmar el pacto de convivencia.

Otro punto a favor a sumar por la paz en Catuche fue el liderazgo fortalecido y respeto de los voceros como el padre José Virtuoso y la dirigente social -a cargo de la sede de Fundación Fe y Alegría en la zona- Doris Barreto. 

"En cada comunidad existe un dirigente deportivo, maestro, anciano o mujer que es respetado por todos, esos son los que son el enlace para lograr la paz entre quienes quieren vivir en armonía y los sujetos que tienen antecedentes violentos", explica Llorens.

Alertas. Los investigadores lanzan alertas y recomendaciones, como que el Estado debe acompañar estos procesos, pero con conciliación. "Imposible querer lograr la paz en un barrio con militares que entran armados a dialogar. No tiene sentido, por eso se violan derechos humanos fundamentales", expresa Llorens.

Los investigadores dejan claro en el libro que resulta necesario articular alianzas que permitan la vinculación y formación para los jóvenes (en oficios y sensibilidad artística) y para el trabajo productivo. Hay que promover las capacidades para construir una plataforma material para forjar identidades masculinas reconocidas. 

Las acciones de las mujeres y los jóvenes de Catuche, junto a las asociaciones que los han acompañado, retumban como un recordatorio pertinente y necesario: la fuerza de la acción colectiva para construir puentes como una solución mucho más contundente que la lógica de la retaliación, represión, imposición del poder o la fuerza, la estigmatización o multiplicación de guetos atrincherados por la ciudad.

Catuche brinda un testimonio concreto y factible del poder del vínculo afectivo que humaniza, para adquirir poder dentro de la comunidad. 


dbarrios@cadena-capriles.com


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad