Últimas Noticias Logo

Caracas, 27/11/2014
Iniciar sesión| Registrarse


PARROQUIAS | 06/06/2012 09:17:00 a.m.
La felicidad depende del nivel de las aspiraciones
Psicólogos señalan que la actitud positiva del venezolano puede ser un mecanismo de defensa. Especialistas advierten un "achicamiento de las expectativas"

La felicidad depende del nivel de las aspiraciones
Cultura del venezolano tiene un componente de optimismo (Creditos: Orlando Alviárez)
FLORANTONIA SINGER| Últimas Noticias.-

Caracas. El reciente Informe Mundial de la Felicidad puso a rodar en gráficos de barras la idea de que el venezolano está satisfecho con su vida y que así lo declara en las encuestas que la Universidad de Columbia realizó en 156 países, a solicitud de las Naciones Unidas, con la idea de que sirvan de parámetro para fijar los Objetivos del Desarrollo Sustentable, que seguirán a los del Milenio entre 2015 y 2030.

Para los especialistas, el asunto es mucho más complejo que el ranking que colocó a Venezuela en el 19° puesto entre los más felices. Aclaran que la felicidad está amarrada al nivel de aspiraciones.

El sociólogo Omar Hernández advierte una reducción de las expectativas del venezolano o la institucionalización del refrán colegial que predica: "10 es nota y lo demás es lujo".
"El país que construyó la Ciudad Universitaria era uno de grandes ambiciones. Nadie ha repetido una obra igual. La sociedad venezolana vive un achicamiento de sus aspiraciones. Nos contentamos con tener mujeres lindas, con el triunfo de la Vinotinto, de Pastor Maldonado, pero esos no son proyectos nacionales".

El cheverismo. La cultura del venezolano está abonada de optimismo, explica el psicoanalista Axel Capriles, autor del libro Las fantasías de Juan Bimba, en el cual ahonda en lo que llama "el cheverismo", de chévere: "Hay un estereotipo cultural de que somos gozones, felices, que le ponemos buena cara al mal tiempo. La personalidad del venezolano no es triste, es más bien de una alegría extrovertida. Hay un cheverismo".

El psicólogo social y politólogo Ricardo Sucre coincide con Capriles en aludir esa actitud positiva a un mecanismo de defensa: "Puede estar operando la evasión ante los problemas, la gente busca aislarse en su micromundo".

Capriles opina que los estudios de felicidad son simplistas y asegura que en el caso de Venezuela contradicen otros indicadores: "Por ejemplo, el Estudio Mundial de Valores refleja una alta desconfianza en los venezolanos y la tasa de homicidios relacionada con la violencia tampoco es compatible con la idea de felicidad".

Felicidad contra riqueza. "Un hogar pobre con ingresos de $1.000 requiere un extra de $100 para aumentar su satisfacción de vida. Una familia rica necesita un millar de veces más dinero para aumentar su bienestar en la misma categoría. Este principio explica que los pobres se benefician mucho más que los ricos de un dólar adicional de ingresos", señaló el informe.

Esta visión tiene que ver con que la felicidad puede ser el trecho que hay hacia el logro: "Si aspiramos mucho y no podemos conseguirlo, vamos a frustrarnos. Si nuestra aspiración es baja nos contentamos con poco y Venezuela está ahora en un nivel de supervivencia ", apunta Capriles.

El auge económico del país, agrega el psicoanalista, no necesariamente endulza la vida. "Estudios de valores señalan que entre las motivaciones sociales del venezolano no está el dinero, como les pasa a los estadounidenses. Aquí, los factores de movilidad social tienen que ver con la sociabilidad, con la idea de estar donde lo quieran".

El informe de las Naciones Unidas destaca el caso del Reino de Bután (Asia), con una gran población rural, de apenas 690 mil habitantes, donde el Gobierno puso el foco de sus metas en aumentar la felicidad en vez de la riqueza.

El Proyecto Nacional Simón Bolívar 2007-2013 también marca una hoja de ruta hacia la "felicidad social suprema". Sucre señala que, aunque es una meta loable de los Estados, la dificultad está en el cómo. Advierte que el bienestar no puede ser decretado y que puede ser usado con fines ideológicos.

fsinger@cadena-capriles.com


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad