Últimas Noticias Logo

Caracas, 23/10/2014
Iniciar sesión| Registrarse


PARROQUIAS | 30/06/2012 09:49:15 a.m.
En cualquier esquina estacionan vehículos
Algunos parqueros piden la llave por si acaso hay que mover el carro y los dueños se las dejan

En cualquier esquina estacionan vehículos
Debajo del elevado de la avenida Vollmer caben apretados (Creditos: Fernando Campos)
Gabriela Rojas| Últimas Noticias.-

Caracas. Una redoma sirve. La parte de abajo de un elevado también. Y qué decir de las aceras con poco tránsito de peatones. Cualquiera de estos espacios puede servir como estacionamientos improvisados, que para muchos conductores resultan ser una solución rápida pero muy poco solidaria.

La tarifa mínima de estos estacionamientos se mantiene en Bs. 10 así sea "por un ratico", a menos que entre regateo y regateo el cobrador acepte un descuento que no bajará de Bs 5.

Bien cuidado. La confianza parece ser un sentimiento perdido para los caraqueños pero hay sorpresas diarias.

Debajo del elevado ubicado en la avenida Vollmer de San Bernardino, un señor le señala a un conductor apurado, un mínimo margen entre la isla y la calle "súbelo un poquito a la acera, ahí está fino", y el chofer hace una maniobra perfecta en medio del tráfico de mediodía para estacionarse.
Sin siquiera un papel simbólico de recibido, el conductor negocia "voy rapidito, no me tardo", y el cobrador le dice "tranquilo, no te voy a cobrar los 10 (bolívares) si estás menos de una hora, pero por si acaso déjame la llave". El chofer sin darle mucha vuelta acepta y entrega.

El parquero recuerda perfectamente su cara y señas. Le suelta un "vaya tranquilo" y une esas llaves al manojo de otras ocho que tiene guardadas esperando por sus dueños. El acto de fe se repite minuto tras minuto, carro tras carro porque durante la jornada que comienza a las 7 de la mañana y culmina a las 7 de la noche, sin interrupciones, el cobrador tiene que reubicar varios carros porque no tiene lugares disponibles.

"Yo guardo sus llaves y le preguntó cuánto van a tardar. Nunca ha pasado nada, les doy mi palabra, somos pura gente buena", dice uno de los parqueros que trabajan en la zona.
Al contrario de lo que podría creerse, la mayoría de los que estacionan son transeúntes, personas que pasan por el sector a hacer alguna diligencia puntual y se encuentran con la falta de estacionamientos estructurales para dejar su carro.

Con Dios. En la redoma de la esquina de Corazón de Jesús, frente a la Iglesia que le da nombre, los puestos están bien delimitados. Pegados a la pared que forma la redoma para retornar hacia la avenida Fuerzas Armadas, los carros van uno al lado de otro, lo más pegados posibles para que quepan más.

"Son 10 bolos la tarifa. Nada de colaboración. 10 (Bs) así sea un ratico o dos horas", suelta el parquero sin mucha negociación posible. A unos metros están las oficinas del Ipasme.

Los que no caben allí se paran en el área central (muy amplia) y aunque a esos no les cobran porque a veces las autoridades los remolcan, los autobuses hacen piruetas porque con tanto carro es casi una acrobacia hacer el cruce.

grojas@cadena-capriles.com


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad