Verónica Herrera: Siempre quise ser famosa

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

A los cinco años supo Verónica Herrera que quería convertirse en una jugadora de fútbol profesional. Toda su familia materna se dedicaba a ello y su hermano mayor se convirtió en su referencia más inmediata. “Crecí viéndolo jugar y se convirtió en mi mayor motivación”.

A partir de ahí, comenzó su vocación por el fútbol. Se fue preparando hasta integrar la selección Vinotinto sub 17 y con esta formación estuvo disputando la Copa Mundial Femenina, en 2016, competencia en la que la selección nacional ocupó el cuarto lugar.

Herrera actualmente, además de mantenerse activa en sus entrenamientos, estudia gerencia deportiva en Estados Unidos, por cuanto una vez que cuelgue sus botines se dedicará a ese campo. Tiene en su haber un récord Guinness por ser la jugadora más joven en disputar una Copa Libertadores Femenina, en 2012, cuando jugó contra Nacional de Uruguay, utilizando la camiseta del Caracas FC. Tenía 12 años. En Venezuela perteneció a la plantilla de ese equipo hasta que terminó el bachillerato.

Está en el país por las vacaciones de verano, visitando su familia y cumpliendo con actividades por la Copa América, competencia continental que comenzó este viernes en Brasil. “Le deseo todo lo mejor a los jugadores vinotinto. Tienen mucho material para salir adelante y hacer un buen papel, apuesto por ellos”, comentó.

¿Cuando era pequeña pensó en todo lo que podía sucederle como hasta ahora?

Todavía me siento una niña de casa. No me acostumbro a que la gente en la calle me pare y me pida fotografías. Ha sido una experiencia muy linda, de la que me he ido dando cuenta poco a poco de las cosas que han ido pasando.

¿Qué siente cuando el público y los medios la abruman?

Siempre le dije a mi mamá que quería ser famosa. Que quería salir en televisión.

Pero para eso también ha podido ser artista.

No, porque siempre estuve clara en que quería hacerlo siendo futbolista. Fue una decisión propia comenzar a jugar a los 5 años. La decisión fue mía. En la Hermandad Gallega comenceá buscar ayuda con los entre nadores. Pedro Febles me impulsó a seguir y fue quien me aconsejó que hiciera las pruebas. Fui a hacerlas sin avisarle a nadie. Ni siquiera mi mamá sabía. Los entrenadores hablaron con ella después, cuando ya yo estaba aceptada. El fútbol siempre ha sido mi pasión.

¿Qué siente cada vez que se pone la franela vinotinto y salta al campo?

Lo más gratificante para cualquiera es representar a su país, ponerse su camiseta. De verdad que yo estoy satisfecha por el trabajo que he hecho hasta ahora y que ha servido de inspiración a todos los venezolanos. El equipo ha hecho un trabajo arduo. Nos seguimos preparando y trabajando en conjunto para traerle cada vez más alegrías “ Es muy gratificante representar a tu país y ponerse su camiseta”. a nuestro país. Eso es lo más importante.

¿Qué le dice a todas esas niñas, o sus familiares, que consideran que el fútbol es un deporte para hombres y que, tal vez por eso, no las dejen jugar?

Que luchen por sus sueños. Si el deporte, no importa el que sea, es su pasión que lo hagan. Eso sí, preparándose, teniendo disciplina y siempre haciéndolo lo mejor posible. Pero que, de ninguna manera, se amilanen si no pueden la primera vez. Que lo intenten todas las veces que sea necesario.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print