La Cota Lil | Para don samuel

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Para 1981 lo tenía más claro que el agua Alí Primera, y lo había plasmado de muchas maneras; sólo que en esta oportunidad decantó el parentesco: “Yo no le digo tío, don samuel/ porque hermano de mi patria usted no es”.

El pasado lunes se cumplieron 190 años de la frase escrita por nuestro Libertador, Simón Bolívar el 5 de agosto de 1829 al coronel británico Patricio Campbell, en la que se preguntaba a sí mismo y a su amigo: “¿Y qué no harían los Estados Unidos, que parecen destinados por la Providencia para plagar la América de miserias en nombre de la libertad?”

En la inmensa pared de una escuela al campo en Cuba, mi hijo y yo pudimos leer la siguiente frase: “Mi amor limita por el norte con el odio”. Se la atribuyen a Bolívar, pero no la encuentro.

Encuentro sí antecedentes del rechazo profundo de un gran sector de la población venezolana hacia lo que implica el actuar de EEUU en el mundo y, claro, en Venezuela donde saqueó a su antojo e impuso mediante alienación, la idea de “sueño americano” que persigue el otro segmento de paisanos que quisieran tener el lamentable estatus de Puerto Rico.

Mamá siempre nos dijo que el problema de Estados Unidos con nosotros no era nuestra riqueza mineral y acuífera, no. Mamá nos enseñó con convicción que el problema de EEUU con Venezuela tiene nombre y apellido: Simón Bolívar, su ideario y su ejemplo, eternos, antiimperialistas, inmortales ambos.

Vuelvo al también Padre, Alí Primera, gran sostenedor del ideario bolivariano: “Usted lo arregla todo, don samuel/ nadita de nada se le escapa…usted es un descarado, un inmoral/ aunque sus cancerberos lo defiendan…”

Como dijo Martí: “Este vino es amargo, pero es nuestro vino”.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print