Gracias por los favores recibidos

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Cuenta la leyenda que la tribu de los cospes se resistía a la catequización. Durante un paseo por el río, a uno de los indios, que iba con su pareja, se le apareció una dama que dijo: “Vayan a casa de los blancos y pídanles que les eche el agua en la cabeza y así poder ir al cielo”.

El episodio fue relatado al español Juan Sánchez, quien propuso que se organizaran para un bautizo comunitario acompañado por la repartición de tierras. Sin embargo, el protagonista de la historia mantenía su negativa. Casi un año después, el indígena permanecía en el bohío en compañía de su mujer, su cuñada y un sobrino, cuando nuevamente apareció la dama.

Su respuesta fue agarrar una flecha, ponerla en el arco y apuntarla en dirección a ella, quien intentó acercarse. Dio en el blanco, pero la única evidencia de lo sucedido fue un pergamino de 2,5 centímetros de alto por 2 de ancho, que quedó en la mano del guerrero.

Al difundirse lo que había sucedido, Sánchez rescató la estampa y la iluminó con el cabo de una vela que ardió durante casi cuatro días. Mientras tanto, el aborigen huyó a la selva, donde fue mordido por una serpiente venenosa. En medio del delirio, pidió que lo bautizaran. Antes de morir, expresó su deseo de que su tribu confiara en el misionero.

El día de la segunda aparición fue el 8 de septiembre de 1652. El lugar: Guanare. El indio: Coromoto, cuyo nombre fue trasladado a la advocación mariana. En 1942, el Episcopado Venezolano declaró a la virgen como Patrona de Venezuela y, en 1944, el papa Pío XII confirmó el nombramiento.

Hoy, el relicario permanece rodeado de oro, brillantes y perlas, en la Basílica Menor Santuario Nacional de Nuestra Señora de Coromoto, en la capital portugueseña e inaugurada por el papa Juan Pablo II, el 10 de febrero de 1996.

Reina de reinas. En un país, en su mayoría, católico es lógico que muchos lleven nombres del santoral. Y en un país donde la belleza femenina es objeto de adoración, también es lógico que haya reinas que compartan señas con la Patrona. De hecho, de las 1.401 chicas que han participado en el Miss Venezuela, desde 1952 hasta 2019, 29 reflejan la devoción por la Virgen.

Cuatro han logrado la corona: Jeannette Amelia de la Coromoto Donzella Sánchez, Elluz Coromoto Peraza González, Marisol Coromoto Alfonzo Marcano y Mariana Coromoto Jiménez Martínez. Además, tres convertidas en animadoras tienen ese rasgo en común: Maite Coromoto Delgado González, Michelle Coromoto Badillo Páez y Antonella Coromoto Baricelli Higaldo.

Bajo los focos. En la TV también se puede hacer una lista con quienes tributan a la Patrona en sus cédulas: Gledys Ibarra, Nohely Arteaga, Raquel Castaños, Catherina Cardozo, Janín Barboza, Yalitza Hernández, Crisbel Henríquez y Bettsimar Díaz.

El Único. Que se tenga conocimiento, el guariqueño Félix Inés de la Coromoto Loreto Rodríguez es el único actor venezolano que lleva el nombre de la Virgen. A pesar de que el origen se debe a un indígena, en el imaginario colectivo se asocia a figuras femeninas, seguramente por el impacto religioso que tiene la imagen mariana.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
×
Publicidad