Feng Shui | Armonía con las formas

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Una casa cuyo plano y perímetro sea rectangular o cuadrada es lo ideal. Son estables y sólidas. La gente se siente segura y a gusto en ellas, son más fáciles de distribuir, aportan claridad, solidez, estabilidad y sensación de asentamiento.

En Feng Shui, cada forma esta representada por uno de los 5 elementos de la filosofia china. Lo curvo, ondulante e irregular representa al agua; las formas cuadradas hablan del elemento tierra; las picudas o triangulares del fuego, y las redondas, esféricas u ovaladas del metal, mientras que las formas altas o rectangulares se relacionan con la madera.

A las formas se les presta atención con el Feng Shui, evitando que éstas sean agresivas o poco amigables. Por ejemplo, una mesa baja en la sala con esquinas muy pronunciadas donde hay niños pequeños. Se trataría del elemento fuego, algo que extraña cierto peligro para usar en un entorno donde la energía se mueve rápido y sin cierto control. La sensación que se percibe en ángulos, esquinas o columnas se puede corregir colocando delante de ellas plantas con hojas redondeadas.

Qué aporta cada forma:

La cuadrada genera estabilidad, solidez, equilibrio, honestidad, calidez, sensatez y precaución.

La curva aporta suavidad, fluidez, movimiento, manifiesta emociones y sentimientos.

La triangular manifiesta alegría, fomenta las relaciones sociales, la fama, y el reconocimiento.

La rectangular aporta crecimiento, expansión, aventura y riesgo.

La circular ofrece orden, lógica, disciplina, certeza, análisis y estructura.
@ros.fengshui

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print