Chenzo Di: “Busco agradar a mi espíritu”

Chenzo D cantante. hijo de Evio Di Marzo, en el Showcase en el restauran Suka. 05-09-2019 ( HENRY DELGADO / GRUPO ULTIMAS NOTICIAS )
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

No sabe exactamente cuántos años tenía. Cree que cinco. Pero lo cierto es que mientras en la parte superior de su casa, donde Rodrigo Di Marzo, tenía su habitación, habían muchos juguetes. Sin embargo, él prefería bajar y jugar en el enorme piano Yamaha que su papá Evio dejó cuando se separó de su madre.

Junto a su gemelo, Rogelio, fue juntando sonidos, aprendiendo solo de teoría y solfeo hasta que pudo tocar, como todo un estudiado, aquel piano. Su hermano quería ser detective y él, astronauta. A uno lo disfrazaban de perro y a otro de monito. Alguna vez engañaron a una chica y, juró, que nunca lo hicieron deliberadamente con algún profesor.

Está presentando su primer sencillo promocional, My girl, del cual es compositor y que estará en la primera producción que prepara para los próximos meses. De este tema hizo un video con Carlos Villamizar en Naiguatá.

Creció en una familia de músicos, pero ha podido terminar haciendo otra cosa.
Siempre fue rebelde y quise hacer lo que deseaba. Me trataron de inscribir en conservatorios, pero mi rebeldía me llevó a juntarme con dos amigos y formamos una banda de pop rock.

Pero su tema es latino.
Si me pides un estilo, te digo que me ubico en la categoría de World Music, aunque ahora estoy experimentando con lo urbano, aunque My girl es bailable. Intento mantener una esencia en la composición y resumir en ella todas mis influencias musicales. Esta música es para exportar. Quisiera ir a Barranquilla y luego viajar a Miami donde tengo mucha gente con quien escribir canciones.

¿Incluida la de su padre?
La influencia de mi papá fue emocional y espiritual más que técnica, aunque su 6×8 con rock y funk me llegó, pero también lo que escuchaba Yordano y los músicos que me rodeaban todo el tiempo me tocaron. Pero uno trata de hacer su propio cuadro, poniéndole sus colores y trazos.

¿Cómo terminó llamándose Chenzo si su nombre de pila es Rodrigo?
El nombre artístico lo tomé de mi abuelo que se llamaba Vicenzo, quien fue la verdadera influencia musical de la familia. Tengo un segundo nombre, el de mi padre, pero que nunca lo uso, así que hice un híbrido entre los nombres familiares y decidí que el de mi abuelo era el indicado. Y el Di sí pertenece a mi apellido.

¿Le ha pesado tenerlo?
Mi apellido lo he sabido llevar y entender desde pequeño. Mi papá y mi tío tienen su estilo, pero ahora el resultado es que cada quien tiene su identidad. Por más que yo tenga el gañote parecido a Yordano o a mi papá, lo que busco es innovar. Tener un toque único de cada quien.

¿Se imagina si hubiese cumplido la aspiración de convertirse en astronauta?
Si hubiera estudiado física o matemática, estaría dando clase en una universidad. Con la música he logrado más.

¿Su hermano sí se convirtió en detective?
Mi hermano se fue por la percusión y juntos hicimos una dupla en un momento.

¿Funciona la conexión de gemelos?
Eso no existe, pero con él he pasado nueve meses más de lo que he pasado con cualquier otra persona. No necesitamos ensayar. Simplemente nos juntamos, empezamos a tocar y sale. No está en mi grupo, pero igual lo amo y lo quiero.

¿Cómo se diferencia del resto de los productos musicales que hay en el mercado?
Cuando compongo y hago algo lo que busco es agradar a mi espíritu. Y no es fácil porque hay que domarlo. El corazón late dependiendo de la música que uno escucha. Eso influye mucho, porque la música son ondas. Obviamente, quiero complacer al escucha, pero intento fusionar y hacer algo fresco.

Fotografía Henry Delgado

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print