Para una cocina cuchi

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Los utensilios llevan, con sus colores, diseños y texturas la batuta decorativa. Hoy por hoy los humildes utensilios de cocina, así como electrodomésticos, van mucho más allá de su carácter utilitario para convertirse en parte de una intención decorativa que va de lo regio a lo divertido, de los colores neutros al estallido luminoso de los tonos cítricos, de lo digital al encanto del diseño retro.

Individuales, soperas, cucharas, vajillas, vasos, servilleteros, agarradores, especieros, imanes para la nevera y un larguísimo etcétera está a disposición del gusto de cada cual para confeccionar con un aire personal el que es quizá el área más social de la casa.

La diseñadora de interiores Ana Isabel Parra ofrece algunas recomendaciones para  adquirir lo justo, así como para realzar lo que deseas en tu cocina o comedor.

Lista de compras. Si eres recién casada o deseas renovar la decoración de tu cocina, tendrás la oportunidad de hacer un plan de compras que vaya acorde con tus gustos. Pero debes hacer una lista previa, para no comprar por impulso y luego no tengas dónde meter tanto corotico. Tampoco que falte lo menos cuando más lo necesites, recuerda que son utensilios, es decir, artículos que necesitarás al preparar la comida, clasificarla, cocinar, servir, limpiar, etc.

En orden es mejor. Tener una cocina grata y facilitar la deliciosa tarea de cocinar requiere que te armes de envases o contenedores para ordenar los ingredientes de tus platos, sean los clásicos potes de azúcar café y leche, así como los más grandes para guardar el arroz, cereales, pastas, etc. Lo ideal es que estos sean transparentes, para identificar de inmediato los ingredientes de tus recetas.

Para conservar. Tanto como para identificar los alimentos, es necesario, aconseja Parra, proveerse de envases o contenedores para conservar la comida en la nevera, sobre todo la que sobra. “Recomiendo los rectangulares o cuadrados, para aprovechar al máximo el reducido espacio de la nevera”. 

Juego de colores. Si las paredes o la cerámica de tu cocina son de color claro o neutro, valdría bien darle un toque de alegría cromática con los servilleteros, vajilla, electrodomésticos (como licuadoras, batidoras, etc.), y hasta cuchillos, cuyos mangos destacan por sus tonos cítricos. En caso de que el espacio sea más oscuro (como azules, vinos o negros) aconsejo buscar el contraste, o la luz, a través de los accesorios. La idea es lograr un equilibrio para no hacer ni muy oscuro el espacio, pero también para darle más profundidad con los detalles.

Hasta las sartenes. Las ollas no tienen porqué ser aburridas, esto lo entendieron los diseñadores que imprimieron diversos diseños en su superficie; también las hay en tonos crema; aunque un poco más costosas, tienen la personalidad que le falta a las más regias y clásicas de acero inoxidable. Pero juega también aquí al equilibrio, para que tu cocina no termine en un cuadro escenario carnavalesco.

El encanto de lo antiguo. La nostalgia se ha puesto de moda. En todo, tocando incluso el más doméstico de nuestros rincones. Si te subyuga lo retro pero tienes un presupuesto limitado, puedes incorporarlo a través de originales imanes contra una nevera blanca o beige (la mayoría los compra, pero también pueden hacerse con fotos retocadas en Instagram); otra opción es adquirir artefactos con este estilo, hoy venden cotuferas retro, potes con aire antiguo, soperas y demás accesorios de cocina y comedor.   

LO IMPRESCINDIBLE

No te olvides de lo imprescindible en tu cocina y comedor, pero que a veces se nos pasa por alto: abrelatas, pela papas, ralladores, colador de pastas, olla para hervir al vapor, soperas, cuchillos para diversos cortes (legumbres, carnes, aves, etc.), individuales, tablas para picar, vajillas de melanina, paños de cocina, escurridores, utensilios para parrillas, salseras, contenedores herméticos, etc.  

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print