La moda en cintura

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Delgados o de estilo corsé, de cuero o de raso, con tachuelas o lazadas, elige el cinturón como quieras, pero no puede faltar en su armario. Nada marca la femineidad como un cinturón colocado estratégicamente. Es un accesorio para ceñir con gracia.

De una forma u otra, todas las pasarelas han brindado unos minutos de gloria a los cinturones. Y por supuesto, no hay que olvidar el papel estelar de los cinturones en la gran pantalla a la adaptación cinematográfica de la serie “Sexo en Nueva York”, cuya protagonista, Sarah Jessica Parker, remata casi el cien por cien de sus estilismos con cinturones de lo más variopinto. El más buscado, por cierto, es un modelo vintage semiancho de cuero negro con tachuelas plateadas por el que mataría más de una fashionista.

Pero ojo, que no todo vale cuando “bajamos” la tendencia de la pasarela a la calle. Por mucho que nos apasionen los cinturones, todos ellos, es el momento de elegir cuál es el que más favorece a nuestra figura, ya que en ocasiones el cinturón puede convertirse en el centro visual de un estilismo. Lo cual puede ser bueno… o desastroso.

Este complemento tan femenino tiene como principal cometido marcar la delicadeza del talle. Por eso, si carece de talle o últimamente luce más voluminoso de lo que desearía, puede ser una mala idea centrar la atención estilística en un cinturón, si éste no es el adecuado.

MANUAL DE USO

• Las hebillas grandes, historiadas y llamativas deberían limitarse a las cinturas estrechas. Y si tiene la cintura corta, un cinturón maxi acortará aún más su figura, así que opte por los estrechos. En este caso, lo mejor es combinar el color del cinturón con el de la prenda que luzca arriba -camisa, top, chaqueta…-, y que éstos contrasten con la parte de abajo.

• Otro truco para este tipo de figura es no ceñir en exceso el cinturón, sino situarlo unos milímetros por debajo de la línea natural de la cintura.

• Por contra, si su talle es de tipo alargado, lo ideal es combinar el color del cinturón con el de la falda o pantalón, y evitar los tops metidos por dentro sin un cinturón que “delimite” la frontera.

• Si su cintura es ancha huya de los cinturones que también lo sean, y más aún si va a lucir un bolso grande. Esta regla es extensiva a quienes tengan un busto prominente. En ambos casos, un cinturón estrecho será lo mejor. A este tipo de figura tampoco le van las chaquetas con cinturón incorporado. Mejor sueltas y optar por un cinturón fino y holgado combinado con un blusón, por ejemplo.

• Recuerde husmear en alguna boutique vintage, donde puede hacerse con cinturones clásicos a buenos precios, y además asegurarse de que no se cruzará con ocho personas que llevan el mismo modelo. • Si duda con los colores, recuerde que los neutros siempre son una buena inversión: negro, camel, gris carbón, chocolate… aunque cómo resistirse al rojo, burdeos, violeta o verde.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×