10 consejos para cuidar la ropa

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Es sensato esmerarse en el cuidado de la ropa que tenemos. No, no es que tenga que llevarla a la tintorería, sino cultivar hábitos simples que resguarden los materiales y mantengan el color de las prendas. A continuación, algunas reglas sencillas para mantener sus atuendos como nuevos.

• La regla de oro es invertir en ropa de calidad, pues es la que más resiste el tiempo y el uso.

• Lea las etiquetas del fabricante. Recuerde que es quien más sabe de cómo actuará el material de la pieza ante el modo de lavarla, la secadora y el planchado.

• Es sentido común, pero a veces se nos pasa: nunca mezcle en la lavadora la ropa de color con las prendas blancas.

• Separe la ropa delicada para lavar a mano. Si le parece muy laborioso esto, active el lavado de ropa delicada en su lavadora, nunca en lavado fuerte. Mejor si mete las prendas más frágiles en una malla.

• No mezcle en la lavadora ropa nueva con otra sin antes verificar si destiñe. Enjuáguela aparte, o mano, inicialmente.

• Es recomendable que la ropa en la lavadora quede holgada: se lavará mejor y con más cuidado; no tenga la lavadora al tope.

• Siempre que pueda, evite la secadora y seque al aire, sobre todo para su ropa preferida. Las altas temperaturas no hacen migas con la mayoría de las telas.

• Si la ropa está muy sucia, déjala remojando unas horas antes de meterla en la lavadora, y frote manualmente en las áreas más percudidas, como cuellos y puños.

• Use productos específicos a ciertas necesidades, como desmanchadores, suavizantes, etc., y disuelva primero el detergente en el agua, para evitar que este se “pegue” a las telas.

• Para desmanchar la ropa blanca, nada mejor que remojarla en agua con una cucharada de agua oxigenada por litro.

NOTA: los vestidos de fiesta o la ropa que menos use, guárdelos en bolsas para conservarlos más.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print