Inicio » Aniversario » Opinion Mini Site » ¿Qué puede hacer una botica ante los que farman con todo?

¿Qué puede hacer una botica ante los que farman con todo?

    Compartir

Werther Sandoval.- Tras ser descubierta y filmada escondiendo productos, Farmatodo manifestó “su compromiso con Venezuela” y se comprometió a mantener los precios, además de “reponer el inventario y surtir las estanterías”, dice la nota oficial del Sundee.

La reacción de la cadena farmacéutica evidencia el músculo financiero de este grupo, capaz de surfear la presión del organismo para que mantenga los precios justos arrojados por la aplicación de la Ley.

Ahora bien. Surge la interrogante sobre alguna otra farmacia, la botica de la esquina, por así decirlo, frente a la actuación del Sundee, también puede mantener los precios acordados y surtidos los anaqueles, tal como Farmatodo.

Si la cadena farmacéutica mantiene precios y surte sus estanterías, y por el contrario la botica baja la Santamaría, así lo haga por un lapso para engordar productos acaparados,  el beneficio se lo lleva la gran cadena: cuanto mínimo mantiene sus ventas y gana consumidores.

El ejemplo puede hacerse extensivo a otras ramas de comercio. Al imponerse la ley tanto a los bodegueros o camioneros que traen y venden hortalizas y verduras; como a la Central Madeirense, Luvebras o Excelsior Gama; los primeros saldrán de las calles o verán caer sus ingresos, mientras los segundos seguirán con sus puertas abiertas.

Y mientras las grandes  cadenas tienen conque responder a las regulaciones, es probable que algunos o muchos comerciantes y bodegueros no tengan cómo aguantar los precios impuestos por distribuidores y mayoristas y por tanto mantengan abajo las Santamarías, decisión que propicia escasez, la misma que alimenta la inflación y determina acciones  del gobierno para que los comerciantes repongan los precios justos.

Pero no sólo eso. Detrás del negocio cerrado quizás haya propietarios que puertas adentro podrían optar por vender sus negocios para obtener dólares e irse del país, actitud que eleva la presión sobre el tipo de cambio, lo cual encarece las importaciones, resta reservas internacionales y sube aún más los precios a los cuales venden los mismos comerciantes.

Puede argumentarse que el gobierno pagará las nóminas. Cierto. Pero algo más del 40 por ciento de la economía es informal, muchas dan sus primeros pasos y buena parte de ellas carecen de las formalidades jurídicas empresariales. Sus contrataciones son orales, no están registradas.

La solución a este dilema es acabar con la imposición de precios causada por los monopolios, lo cual exige darle mayor amplitud y profundidad a la política antimonopolio, al lado de actuaciones del Estado orientadas a estimular y crear confianza para que proliferen las diversas formas de propiedad previstas en la Constitución de la República Bolivariana. Allí figuran las comunas productivas y las pequeñas y medianas empresas, incluidas las de los pequeños y estigmatizados comerciantes.

Agregar Comentario

Click here to post a comment