Inicio » Aniversario » Opinion Mini Site » Luisa Estela Morales | Tiempo de siembra

Luisa Estela Morales | Tiempo de siembra

    Compartir

Dice el adagio latino: “Campesino, zapatos gruesos y cerebro fino”. Solo el desarrollado cerebro de un hombre o mujer de campo permite mirar la luna u oír el río, la lluvia y reconocer el tiempo. El desarraigo de los campesinos durante la IV República obliga a volver a tocar la tierra y vivir con ella.

La Constituyente debe avanzar desde lo agrario, con los campesinos y gente de manos que labran la tierra. Con valentía defender la semilla autóctona, los germoplasmas propios que garanticen romper la dependencia de las transnacionales de alimentos; las técnicas de siembra y cultivo ancestrales y su desarrollo con apoyo de la ciencia propia, no de métodos de países que ni están de este lado del Ecuador, ni se acercan a nuestro meridiano ni conocen la influencia de las selvas húmedas tropicales sobre los ciclos de la lluvia.

Universidad y campesino deben caminar juntos, ciencia y vivencia. Es tiempo de definir el modo de producción agrario en toda su extensión desde la siembra y la cría, técnicas, germoplasmas e insumos, reservas de alimentos y semillas para nuestra defensa nacional (soberanía agroalimentaria) y la distribución, transformación y consumo para sustento y sobrevivencia interna (seguridad agroalimentaria).

El concepto de soberanía agroalimentaria obedece a la defensa-cívico militar para la resistencia, el ataque o la movilización. La seguridad agroalimentaria obedece al concepto de equidad y justicia, debe sustraerse del concepto de lucro del derecho mercantil (Código de Comercio) y ubicarlo en el rango del derecho agrario como derecho social. El alimento como derecho humano al igual que el agua.

La definición de estas categorías implica precisión conceptual y discusión de base (pueblo campesino y pueblo consumidor), unión cívico-militar y estrategia de rubro preferencial; infraestructura de almacenamiento y protección de la misma: crédito, supervisión y reserva de los rubros preferenciales por el pueblo armado (Fanb).

Soberanía alimentaria debe ser para largo plazo (uno, dos o más años). Llegó el tiempo de entender que el problema más urgente es la alimentación, el agua, “los recursos naturales” y la supervivencia de la nación. Jesús decía: “Cuando veis la nube que sale en el naciente decís: ‘agua viene’ y llueve. Cuando sopla el viento del sur decís ‘hará calor’ y lo hace. Sabéis distinguir el aspecto del cielo y de la tierra y ¿cómo no distinguís este tiempo?”.
lemoralesl@gmail.com