Inicio » Aniversario » Opinion Mini Site » Los linchamientos patrocinados

Los linchamientos patrocinados

    Compartir

Isabel Carmona.– En las guerras la historia la escriben los triunfadores, en tiempos de autoritarismo, persecución y merma democrática, la narran los que controlan o influyen en los medios de comunicación. En los tiempos presentes, hoy a esos actores les denominan influyentes.  Su labor bien o mal intencionada, se conoce como matrices de opinión.

Esto se desarrolla en dos planos muy marcados: el campo pro-gobierno y el pro-oposición.

Para ello, el gobierno utiliza indebidamente el poder, abrumando con propaganda alienadora. Utiliza el indebido mal uso de los medios públicos, parcializada y sectariamente.  Censura abierta a medios privados, les viola y les restringe, su derecho a la autonomía editorial y propiedad privada.

Ante tal desmán, con la modernización del siglo XXI, surge la respuesta potente desde las Redes Sociales. Desde allí la oposición democrática libra una lucha desigual por la libertad de expresión. Junto al empeño de muchos medios impresos y audiovisuales, que se empinan ante la asfixia económica y, frente a la persecución para mantener abiertas las contadas ventanas que quedan, de información verás con pluralidad y pensamiento libre.

En el escenario novedoso de las Redes Sociales, se han hecho presentes los influyentes genuinos, junto a los influyentes mercenarios. Estos, en sus dos versiones, asumen un rol de moduladores o arquitectos de la opinión en las plataformas web. Conducen sin asumirlo formalmente, corrientes de ataques, repliques y seguidores de sus opiniones. Muchos de ellos, fundamentalmente los influyentes mercenarios, actúan al servicio de líneas editoriales preconcebidas, por grupos de interés económico o político. Son en muchos casos financiados y soportados por los llamados laboratorios o cuartos de guerra (mayormente guerra sucia).

Estos mercenarios y laboratorios, operan al lado tanto del sector gobierno como del sector oposición. El gobierno fundamentalmente soportado por equipos técnicos rusos y los opositores por empresarios exiliados con pasado negro, que no renuncian a retornar mandando, cuando ocurran los tiempos del cambio impostergable en la conducción del país.

La gran pregunta es, ¿podrán desde las Redes sustituir el trabajo en el frente de batalla dentro de Venezuela que libramos políticos y Partidos?

El futuro lo dirá.

Isabel Carmona

Presidente de AD

Agregar Comentario

Click here to post a comment