Inicio » Aniversario » Opinion Mini Site » Laura Antillano | La justicia en la diversidad

Laura Antillano | La justicia en la diversidad

    Compartir

Laura Antillano.- Para el  momento de escribir este artículo nuestros bastiones en el fabuloso Mundial de Fútbol en Moscú, son Uruguay y Brasil (como latinoamericanos en una sola barra, asumiendo diferencias).

Y aunque no hemos visto la misma pasión colectiva de tiempos atrás en las calles y lugares concurridos de la ciudad, con pantallas panorámicas con todo el vecindario impactado por lo que ocurre entre los equipos en el campo de confrontación, el Mundial 2018 ha sido motivo para sentir un aliciente de la situación general por  encuentros entre amigos, conversas, apasionamiento, chistes y amorosas solidaridades como otrora.

Entre las muchas cosas que han ocurrido en la vida cotidiana de estos días, incluida la que conocemos a través de redes,  fuera del Mundial y la llegada de los autobuses amarillos de Lacava, los “Trans-Drácula” (que comienzan a aliviar la escasez de transporte en Carabobo con buen pie); me parece digna de mencionar la 72 entrega de los Premios Tony en el Radio City Music Hall de New York, (que corresponde a espectáculos teatrales, grandes musicales y montajes en general de la escena en vivo norteamericana), la que  fue transmitido por televisión, repetido en varias oportunidades, y significó entre otras cosas, un mosaico de la visión del medio acerca de ese país, poniendo por delante el hecho, muy significativo, de que es un país de emigrantes.

Buena parte de los premiados al recibir su galardón insistió en ello, aludiendo a padres y abuelos quienes como sus antecesores les trajeron a vivir allí, y todo conducía indudablemente y no solo entre líneas, a señalar la errada política que existe hoy desde el Poder, contra los emigrantes.

La cereza en la torta, la constituyó la intervención del gran actor Robert De Niro (de indudable ascendencia italiana), quien debió presentar a Bruce Springsteen, y al hacerlo, no perdió su oportunidad de estar en el estrado frente a un público súper numeroso y le dedico “una flor” a Trump…La respuesta inmediata a ojos vistos fue sensacional, todo aquel auditorio se puso de pie para aplaudir hasta rabiar. Y se los cuento para aquellos que no lo vieron, porque en redes sociales pueden buscar las referencias y es posible que la televisión por cable (que ya repitió varias veces el acto) lo vuelva a pasar. La obra musical: “La visita de la Banda”, fue la que obtuvo más galardones (once en total), y cuenta la historia de una banda de la policía de la ciudad de Alejandría, que por una equivocación insólita llega a Israel. Un tema de los que están sobre la mesa con más fuego.

Todos los medios se han ocupado de la increíble circunstancias de los niños separados de sus padres, al ingresar como emigrantes, sometidos a interrogatorios, juzgados y colocados en las circunstancias de hostilidad más espeluznantes, y la prensa internacional no abandonaran el tema hasta que la justicia elemental no se cumpla en protección de esta población de menores. La sola portada de la Revista TIME con la pequeña niña llorando frente a Trump da la relación, en extremo patética, de esta circunstancia.

Con verdadero afán quisiéramos señales, y no de humo, de que las gestiones que representan el poder en tantas instancias, tomaran el camino que acabamos de ver en México, donde finalmente  López Obrador es reconocido como el gran líder del pueblo, inclusive por sus competidores, quienes de inmediato dieron por hecho su triunfo y esperamos con pasión celebradora que logre asumir ese poder que le confiere México en su gran mayoría, para llevar a cabo un gobierno de verdadera justicia.

@LauraAntillano

Agregar Comentario

Click here to post a comment