Inicio » Aniversario » Opinion Mini Site » Asalia Venegas | La intervención

Asalia Venegas | La intervención

    Compartir

La implementación de la salida y las guarimbas, que tanto daño ocasionaron durante cuatro meses por parte de la derecha opositora, traía siempre aparejada en las fantasías de sus proponentes la intervención extranjera, sin importar su modalidad. Por ello la han clamado a voz en cuello, de una manera insensata, sin importar las consecuencias para el país.

Esto no es nuevo; desde los tiempos del presidente Chávez y en los momentos duros del golpe de Estado, esta idea se concretó sin éxito para sus proponentes cuando Chávez fue sacado del poder por horas. Estados Unidos fue el ejecutor, obsesionado contra la revolución bolivariana, que tejió con cuidado la maraña del golpe para luego intentar salir como Poncio Pilato. Años después, el presidente gringo Barack Obama -sin ton ni son- promulgó el decreto donde declaraba a Venezuela como un peligro inusual y extraordinario para la seguridad de esa nación.

Mucha agua ha corrido bajo los puentes; alguna se ha puesto muy turbia, pues el Pentágono no ha cejado en la idea de quemar las naves del bolivarianismo. Los que plantean lo de la intervención extranjera piensan más en algo rudo y contundente, pues la guerra económica en todas sus versiones, aunque ha afectado a la población venezolana, no la ha llevado al límite que quisieran los opositores que sueñan una crisis como la de 1989, cuando hubo “El Caracazo” y la gente salió a saquear.

Con el “canal humanitario” -para la consecución de medicinas- la oposición insiste en que Venezuela permita a Estados Unidos o a la Unión Europea el envío de recursos médicos a nuestro país, que ya sabemos sería el primer eslabón para una intervención camuflada en el que el débil admite que Goliat se haga presente con subterfugios que enmascararían dicha intervención. Esa es una cara de la moneda.

La otra intervención sería abierta y descarada, como la que señala en este momento Ricardo Hausmann -uno de los “jinetes del Apocalipsis” de CAP, quien plantea -sin ambages- una intervención foránea que permita elecciones con un nuevo CNE, que garantice un gobierno de transición y, por supuesto, la salida de Nicolás Maduro. Este tétrico personaje reconoce que por la vía electoral y constitucional la oposición venezolana no tiene vida.

Profesora UCV

Agregar Comentario

Click here to post a comment