El corazón de bravo guerrero le falló a Pedro Gamarro

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Pedro Gamarro, primer medallista olímpico de Venezuela, falleció la madrugada de este martes en el Hospital Coromoto, de la ciudad de Maracaibo.

El llamado “Tren de Machiques”, boxeador que sabía fajarse y no rehuía al combate, representó al país en la división de 67 kilos.

El último round de su combate vital lo perdió ante los efectos de una cardiopatía que le acechaba desde hace algunos años. El ex púgil, quien subió la podio del Fórum de Montreal, el sábado 31 de julio de 1976, llegó con vida al centro asistencial donde resultaron inútiles los esfuerzos para salvarle la vida.

Gamarro debió darle a Venezuela su segundo oro olímpico. Lamentablemente, fue víctima de la llamada Guerra Fría, que también hacía estragos en el deporte por aquellos años. Su combate por la máxima presea fue contra Jochen Bachfeld, representante de la República Democrática Alemana, en aquel tiempo la parte socialista de un país dividido en dos naciones.

Los tres representantes del bloque socialista se alinearon con un Bachfeld que fue superado dentro del ensogado para favorecerlo con una decisión 3-2.

Al momento de imponer las medallas, el público reaccionó con una ovación al escuchar el nombre de Gamarro, y con un implacable abucheo cuando la presea dorada rodaba por el cuello de un Bachfeld que no pudo disimular su vergüenza.

Como tampoco lo hizo con el gesto de sorpresa, al momento en el cual el árbitro procedió a levantarle su diestra. Aquel resultado fue calificado como uno de los más descarados despojos en la historia del boxeo aficionado mundial.

Gamarro también adornó su palmarés con campeonatos de su división en los Juegos Nacionales, dos medallas de oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe y una presea de bronce en los Juegos Panamericanos de México 1975.

Zulia, su estado natal, siempre mostró orgullo por la figura del enjundioso púgil y como prueba de ello construyó un coliseo con su nombre en Maracaibo. Allí se recordarán sus nueve días de máxima gloria, entre el 23 y 31 de julio de 1976. Cuando con el distintivo 342 en su pecho, inició su gesta con triunfo 5-0 sobre el yugoslavo Marjan Benes. El sábado 25 de aquel mes venció por RSC a los 2m.46s. del tercer asalto al cubano Emilio Correa y el miércoles 28 venció por decisión 3-2 en el camino al estadounidense Jackson Clinton. Al día siguiente aseguró plata al superar por RSC al minuto 42 segundos del tercer asalto al alemán federal Reinhard Skricek. El sábado 31 hizo todo para ganar, pero los jueces “vieron otro combate”.

Reacciones olímpicas
La familia olímpica no podía sustraerse del acontecimiento y desde el Comité Olímpico Venezolano llegaron reacciones.

El profesor Eduardo Álvarez, presidente del organismo, manifestó que Pedro Gamarro “siempre estará en nuestro Museo Olímpico. Desde el COV, Federación Nacional de Boxeo, compañeros de selección y atletas, le brindamos un homenaje y le decimos a su familia que lamentamos su perdida física. Pedro Gamarro, por siempre, ‘El Tren de Machiques’”.

Por su parte, la doctora Élida Párraga, secretaria general del COV, expresó que “Pedro Gamarro dejó una huella imborrable en nuestro deporte, puso en alto el nombre del país y siguió siendo ejemplo a lo largo de toda su vida”. Luego agregó que en la sede del organismo se guardarán tres días de duelo en memoria de esta gloria de nuestro deporte.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print