Últimas Noticias Logo

Caracas, 21/09/2014
Iniciar sesión| Registrarse


SUCESOS | 14/12/2011 08:57:25 a.m.
"El Conejo" no quiere que lo llamen "pran"
Teófilo Rodríguez Cazorla, desde una cómoda celda en el Internado Judicial de Nueva Esparta, dice que apuesta a la regeneración

"El Conejo" no quiere que lo llamen "pran"
Ponki y Dakota siempre lo acompañan. (Creditos: Cortesía)
Eligio Rojas|Últimas Noticias


San Antonio. Teófilo Rodríguez Cazorla, apodado "El Conejo", niega de entrada ser el cabecilla de la cárcel de San Antonio "porque no soy un pran". 


Accede a esta entrevista con Últimas Noticias en su celda del Internado Judicial de Nueva Esparta, ubicado en San Antonio. La puerta principal está custodiada por varios presos que hacen las veces de guardaespaldas y una perra que llaman "La Niña".


Es una especie de apartamento tipo estudio con piso de porcelanato, baño privado y una salita de recibo, adornada con un cuadro de dos gallos peleando atizados por un público en el que se observa la figura de un conejito. 

 
"Ni sé por qué me dicen El Conejo, porque de conejo no tengo nada, ni siquiera los dientes", dice, sentado en su cama tamaño "queen" muy cercana a un TV plasma de 42 pulgadas


Está recluido desde el año 2003 por su presunta implicación en tráfico de drogas, porte ilícito de arma de fuego, desvalijamiento de vehículos y aprovechamiento de éstos, según la Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia. "En verdad, si volviera a nacer, no pasaría más por esto", sentencia. 


Placas de agradecimiento cuelgan en las paredes, también un retrato de su hija, un cuadro con el salmo 23, otro del Ánima del Taguapire, una imagen de la Virgen del Valle y, encima de la nevera, el Negro Primero, San Miguel Arcángel y Simón Bolívar, alumbrados por un velón blanco. "Estamos siempre activados haciendo deporte porque distrae la mente: aquí, si tenemos un problema, lo solucionamos haciendo deporte". 


En ese entrar y salir que se observa en su celda, hay muchachos tatuados con la figurita de un conejo: uno de ellos custodia la puerta y otro le trae un frasco de Maalox. 


Ver a todas las personas por igual, tratarlos bien y conservar la paz es lo que Rodríguez aconseja a los 1.200 privados de libertad que comparten esa ala del internado, de donde confía salir en los próximos días para participar en un proyecto agrícola, si el Tribunal 2° de Ejecución de Anzoátegui le aprueba un beneficio. Al tramitarlo, consignó el título de Bachiller Integral que obtuvo entre rejas. 


"Me voy a sacar este chip y voy a ponerme otro; llevo la mentalidad de que no puedo desperdiciar lo que me están proponiendo", pontifica, mientras se le arremolinan a los pies las poodles Ponki y Dakota, una blanca y otra negra. "Esto es muy duro para contarlo a los nietos", remata

erojas@cadena-capriles.com


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad