Últimas Noticias Logo

Caracas, 20/12/2014
Iniciar sesión| Registrarse


POLÍTICA | 08/03/2013 04:02:00 p.m.
Lo que seguro no viste del funeral de Chávez
Un vistazo a través de la pantalla de televisión del funeral del Chávez revela detalles que quedan para la historia 

Lo que seguro no viste del funeral de Chávez
Líderes mundiales rindieron tributo a Chávez (Creditos: EFE/ Casa Real)
LAURA WEFFER CIFUENTES / AIRAM FERNANDEZ

-La urna especial (se le quitaba toda la tapa) fue cerrada para el acto. Encima tenía una bandera extendida.

-La gran ausente del funeral de Estado fue la hija María Gabriela Chávez. No acompañó a la familia del Presidente, que estaba en las sillas del lado derecho del salón de la Academia Militar. Hugo de los Reyes, el papá de Chávez que está convaleciente, estuvo al principio de la ceremonia pero después no se le vio más.

- Doña Elena de Chávez, la mamá del mandatario fallecido, encabezaba el cuadro familiar. A su lado y en este orden, estaban sus nietas Rosinés y Rosa Virginia, el ministro y yerno del Presidente, Jorge Arreaza, y el gobernador de Barinas y hermano del mandatario, Adán Chávez, .

- La mamá de Hugo Chávez pasó más tiempo cubriéndose el rostro con un pañuelo blanco, que viendo la ceremonia del funeral de Estado. Nunca aplaudió y se levantó muy pocas veces de su silla.

-El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, fue con su hijo al acto fúnebre. El niño, vestido de blanco y negro con corbata oscura, presenció casi todos los honores que le rindieron a Hugo Chávez. En momentos se sentaba sobre el regazo de su padre. Pero al final de la ceremonia, no se le vio más.

-En la primera fila, al lado de Nicolás Maduro y Cilia Flores, estaban el presidente de Cuba, Raúl Castro; de Irán, Mahmud Ahmadinejad, y de Bielorrusia, Alexander Lukashenko.

-Cuando a Ahmadinejad le tocó hacer la guardia de honor, se quedó unos segundos más al lado del féretro, lo besó y luego subió el puño.

-Las funcionarias más desconsoladas fueron la ministra de prisiones, Iris Varela; la diputada Blanca Eekhout y la gobernadora de Cojedes, Érika Farías, quien jipeó durante todo el acto. 

-Varela fue con su hija al acto. La niña, vestida de blanco y rojo, con un lazo en la cabeza, fue quien se colocó al lado del féretro tomada de la mano con Gustavo Dudamel, cuando hicieron guardia de honor deportistas y artistas.

-La jefa del Distrito Capital, Jacqueline Faría, tenía la bandera sobre un hombro, a modo de pashmina.

-Rosinés y Rosa Virgina vestían de negro cerrado y usaban lentes oscuros, que se levantaban de vez en cuando para secarse las lágrimas.

-El piloto Pastor Maldonado no llevaba corbata. Sólo un saco y una camisa que le sobresalía al pantalón.

-El diputado Darío Vivas no pudo contener sus lágrimas. Lo intentó, pero al final rompió a llorar.

-El cantante llanero Cristóbal Jiménez llevaba un liquiliqui negro y sombrero pelo ´e guama.

-Rosa Virginia tenía en sus manos un gran pañuelo rojo que utilizaba para cubrir su llanto, que nunca cesó. De vez en cuando se agarraba de manos con Rosinés y en una sola oportunidad hizo lo mismo con su esposo, el ministro Arreaza.

-Ahmdinejad lloraba y se limpiaba la nariz con un pañuelito blanco. Su traductor pasó toda la ceremonia arrodillado al lado del iraní, traduciéndole al oído.

-Durante la oración ecuménica, la esgrimista Alejandra Benítez se tomó de las manos muy fuerte de sus vecinos más cercanos. De un lado tenía al actor Sean Penn y del otro a Maldonado.

-Penn estaba en primera fila. Con un traje negro, camisa blanca, y una cola amarrada al descuido en la nuca.

seanpean.jpg



-El ministro de economía, Jorge Girodani, escuchó con suma atención las palabras del reverendo estadounidense, Jesse Jackson. Cuando terminó su intervención, casi todo el aforo se paró a aplaudir y a gritar “Chávez vive. La lucha sigue”.

-Nicolás Maduro tenía una pequeña estrella en la solapa. El Vicepresidente agradeció públicamente la comitiva de Estados Unidos que asistió al acto.

-Quienes recibieron la ovación más entusiasta fueron Lukashenko y Ahmadinejad. Incluyendo la presidenta del Tribunal Supremo de Justicia, Luisa Estela Morales; la fiscal general de la República, Luisa Ortega (quien se levantó de su asiento para la ovación) y la defensora del Pueblo, Gabriela Del Mar Ramírez. Esta última lloró con sentimiento al escuchar las palabras de Maduro.

-El director de orquesta Gustavo Dudamel le pasó la mano sobre el hombro cariñosamente a la presidenta del Consejo Nacional Electoral, Tibisay Lucena.

-El color que reinó fue el negro. Algunos personajes de blanco y Maripili Hernández con chaqueta rosada. Nadie de la comitiva oficial estaba de rojo.

-Argenis, hermano del Presidente, no se sentó en primera fila pero sí detrás de su mamá y al lado de su otro hermano, Adelis. En los momentos de más quiebre emocional, le sobaba la espalda y le hablaba al oído, consolándola. En esa segunda fila también estaban Anibal y Huguito, el otro hijo del presidente.

-Al concluir su alocución, a la primera persona que abrazó Maduro fue a Cilia. Luego, a Sebastián Piñera, de Chile; Evo Morales, de Bolivia; Rafael Correa, de Ecuador, y al príncipe de España, Felipe de Borbón. Cuando ya se iba a sentar, volvió a incorporarse, abrazó a doña Elena, y luego le dio un sentido abrazo a Jorge Arreaza, ministro de Tecnología y yerno de Chávez.

-La Constitución que mostró Maduro era la del diputado Diosdado Cabello. Sus iniciales se veían en la cara interior del libro: DCR, escrito en tinta negra.

-Rosinés no aplaudió el discurso de Nicolás Maduro. Al final del acto, ella y su hermana Rosa Virgina recibieron la espada de Bolívar.

-Algunos representantes asiáticos jugaron con el celular e, incluso, hablaron durante la ceremonia.

-Al finalizar el acto, abrieron parte de la urna para que los asistentes pudieran ver a Chávez. Se formó una larga cola.

-A los mandatarios los esperaba una alfombra roja al salir de la Academia Militar.






Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad