Últimas Noticias Logo

Caracas, 28/07/2014
Iniciar sesión| Registrarse


POLÍTICA | 16/03/2013 12:21:00 p.m.
La gente llora porque no puede ver a Chávez
El Museo Militar, ubicado en el 23 de Enero, recién rebautizado Cuartel 4 de Febrero, es el sitio de peregrinación

La gente llora porque no puede ver a Chávez
Visita a tumba de Chávez (Creditos: Albinso Linares )

Albinson Linares | ÚN. Luego de unas tres horas de cola, quienes entraban esta mañana al Museo Histórico Militar, recién rebautizado como Cuartel 4 de Febrero, se ponían a llorar. Sintieron frustración de no poderle ver la cara al Presidente. Pese a que se había anunciado que ya no habría urna de cristal y el cuerpo no pudo ser embalsamado, para muchos fue sorpresa que la urna no estaría abierta. A las 6:30 am ya había cola, al equipo de Últimas Noticias que pasaba como cualquier otro ciudadano le tocó el número 174. Casi a las 10: 00 am tocó pasar.

Cerca de siete efectivos de Guardia de Honor se turnan para hacer de guía. Acompañan y cuentan lo que se ve. Es una construcción del arquitecto Alejandro Chataing, una fortaleza mediana, entre ocre y rojiza, de la época gomecista. Después de entrar, a la derecha, está el patio de las banderas de la Celac, explica el guardia. Más adelante se sigue y otra vez a la derecha está el cañón desde donde saldrá la salva cada tarde, a las 4:25 pm, hora en la que falleció el líder de la revolución bolivariana, el pasado 5 de marzo.

El guía cuenta que “este será el lugar donde reposarán los restos del Presidente durante un tiempo”. También explica que lo habría escogido en vida porque era lo que él siempre veía desde Miraflores y desde ahí comandó las acciones del 4F de 1992. La intentona de golpe de Estado que lo catapultó a la vida pública.

A la izquierda se llega a la entrada propiamente del cuartel y al fondo ya se ve el sarcófago. Es un antiguo patio con techos blancos improvisados. Comienzan los gemidos, los visitantes se emocionan solo de divisarlo a lo lejos. En la pared de la derecha, en la sala donde está la urna, una placa gigante de granito gris, que recubre buena parte de la pared, dice 4F y estampa la cita del “por ahora” pronunciada ese día ante las cámaras de TV. Está la firma y su nombre y apellido completo: Hugo Rafael Chávez Frías. Debajo, la fecha de nacimiento y la de su muerte.

Ya más cerca del sarcófago, las personas empiezan a descomponerse en llanto y lamentos. Hay personas que entran como en un trance. Sólo hay flores de color blanco. Especialmente calas. Es una estructura de granito gris oscuro donde reposa la urna. Cerrada. Chávez no ha sido enterrado.

Debajo de él está un espejo de agua cuadrado. Sobre eso va la flor de granito, diseñada por Fruto Vivas. La guardia de honor allí la componen cuatro hombres, vestidos gala, de rojo y dorado y portan un sable. Está ubicado uno en cada punto cardinal, rodeando el cortejo fúnebre. Rotan los cuatro cada cuatro horas y hacen la típica marcha de cambio de guardia, con el brazo derecho, sable arriba y la pierna completamente estirada. Entra alguien con un redoblante para iniciar la movida. Una voz rompe el silencio del reciento “¡A discreción! ¡Cambio de guardia!”.

Los que han logrado entrar, se despiden, pueden llegar al frente de aquel imponente cajón, donde también en mármol se lee la inscripción: “Comandante Supremo de la Revolución Bolivariana. Luego fecha de nacimiento y muerte: “1954-2013”.

Después los visitantes avanzan unos metros y el guía señala la capilla pequeña donde se efectuó el oficio religioso cuando trasladaron los restos el pasado viernes 15 de marzo. Más adelante, a mano derecha, hay una estancia con una exposición fotográfica titulada: "Hugo Chávez, el arañero". Adentro varias reproducciones muestran al presidente en su niñez, cuando jugaba beisbol con sus amigos de Sabaneta. Hay muchas imágenes junto a sus hermanos y familiares que conmueven al público otra vez hasta las lágrimas.
Luego se transita por un pasillo donde se está expuesta la "Línea de vida de Chávez"; son gigantografías con más momentos de la vida del líder bolivariano.

El recorrido lleva a otra estancia a la izquierda donde se ven grandes reproducciones de un Chávez ya convertido en comandante rebelde y rodeado de otros militares, como Francisco Arias Cárdenas.

Una fotografía de amplio formato lo muestra preso en Yare, imagen que quiebra en llanto a muchos visitantes.
En este espacio hay otras gráficas familiares del presidente fallecido junto a su madre, sus hijas y nietos. Al salir ya se ha dado la vuelta al patio de la fortaleza y vuelve a verse el sarcófago sobre la flor de mármol rodeada de agua donde están los 4 húsares en traje de gala rojo recamado con bordados dorados y con los sables desenvainados.

Antes de la salida, a la derecha, despide otra placa enorme de granito gris oscuro con una inscripción de parte de la última alocución pública del 8 de diciembre de 2012, en la que hizo el llamado a la unión para todos sus simpatizantes.

El resto es atravesar el patio con todos los pabellones de los países de la Celac, al fondo se ve Miraflores y la vista del 23 de Enero que es el hogar de los restos mortales de Hugo Chávez Frías… Por ahora.


Albinso Linares


Publicidad


28/07/2014 01:00:00 a.m. ÚN realiza foro "Caracas, una ciudad para la gente" - 4727 vistas
27/07/2014 12:04:00 a.m. BCV modifica requisitos para comprar dólares en Sicad 2 - 4445 vistas
26/07/2014 02:04:00 p.m. Hallaron 3 cadáveres amarrados y amordazados en Guatire - 4230 vistas
26/07/2014 08:40:00 a.m. Carvajal continuará detenido en Aruba - 3863 vistas

Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad