Últimas Noticias Logo

Caracas, 27-05-2016
Iniciar sesión| Registrarse


Política | 23-02-2014 07:30:00 a.m.
Hablan los testigos: “A Redman le dio fue un tiro a lo loco”
Fueron varios los testigos que vieron lo que ocurrió. Uno de ellos asegura que alertó a otras personas sobre la presencia de un grupo de motorizados que venía en el sentido oeste-este
Compartir vía email Agrandar letra Disminuir letra

cantidad_comentarios 6549 lectura(s)


 
Compartir en Facebook


Cargó a Bassil Da Costa cuando cayó herido (Créditos: Facebook Robert Redman)

UCI | ÚN.-  Los últimos tuits de Roberto Redman se refieren a su ubicación minutos antes de ser asesinado. A las 7:21 de la noche del 12 de febrero escribió: “Arde Chacao”. Su último mensaje solo dice: “En Chacao”.

El joven de 31 años estaba exactamente en la avenida San Ignacio de Loyola, en la esquina Juan Grill con el bulevar Arturo Uslar Pietri, luego de que pasara un contingente de las fuerzas de seguridad del Estado. Habían lanzado bombas lacrimógenas y los manifestantes corrieron a esconderse en las esquinas y resquicios de los edificios aledaños.

Dejaron transcurrir aproximadamente tres minutos antes de salir de los lugares en los que se habían resguardado. Poco a poco, en la esquina que había quedado desierta, aparecieron individuos dispuestos a protestar nuevamente en contra de Gobierno.

Fueron varios los testigos que vieron lo que ocurrió. Uno de ellos asegura que alertó a otras personas sobre la presencia de un grupo de motorizados que venía en el sentido oeste-este. “Eran aproximadamente 30 motos. Algunos de ellos llevaban pasamontañas y cascos”, explica.

Sin embargo, solo fue una motocicleta negra, que se despegó del grupo y se dirigió directamente a la esquina en la que se encontraban Redman y un grupo de manifestantes.

“Estaba el conductor y un parrillero. Los dos vestidos de negro, con chaquetas, pantalones y cascos. Imposible identificarlos. Lanzaron una ráfaga. Se oyó clarito. A Redman le dio fue un tiro a lo loco. Era imposible que le estuvieran apuntando, porque todo fue en cuestión de segundos”, asegura esta persona que estaba a menos de dos metros del joven fallecido, aunque no le alcanzó ninguno de los proyectiles. Ese día hubo también cuatro heridos.

Desde los edificios aledaños la gente alertó a los manifestantes. Les gritó que se cuidaran, que estuvieran alertas porque se acercaban los asesinos. Después de disparar, el motorizado dio una vuelta en “u” y se regresó por la misma vía por la que había llegado.

“Al principio creí que había sido la PNB que se encontraba ubicada un poco más arriba de la cancha ‘Látigo Chávez’ (lejos del lugar). Pero entonces me di cuenta de que había funcionarios que al oír las detonaciones corrieron hacia abajo. Recuerdo a uno especialmente que al ver el cuerpo del joven tirado en el piso, se dejó caer a un lado, en señal de impotencia”.

Hasta el día de hoy no hay resultados de las investigaciones oficiales sobre esta muerte.




Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad