Últimas Noticias Logo

Caracas, 23/10/2014
Iniciar sesión| Registrarse


MUNDO | 07/08/2012 06:33:00 p.m.
Secretos del asesinato de la embajadora Fonseca
El principal sospechoso es el venezolano, Dwight Sagaray que se encuentra detenido y acusado por las autoridades de ese país

 Secretos del asesinato de la embajadora Fonseca
Fonseca fue asesinada en la residencia oficial (Creditos: Archivo)
Laura Weffer.- El 27 de julio apareció el cuerpo sin vida de la embajadora de Venezuela en Kenia, Olga Fonseca. Fue asesinada en su residencia. El principal sospechoso es el venezolano, Dwight Sagaray que se encuentra detenido y acusado por las autoridades de ese país. Aún no se ha esclarecido de todo el caso, pero aquí presentamos algunas pistas:

-La embajadora, Olga Fonseca se había mostrado renuente a mudarse a la residencia oficial en Nairobi. Desde que llegó a Kenia, el 16 de julio había permanecido en el hotel. Solo dos noches antes de su asesinato (el 27 de julio) fue que se mudó a la casa que le correspondía, en la exclusiva zona de Runda.

-Los asesinos de Fonseca enviaron un mensaje de texto desde su teléfono en el que anunciaba que no iría a trabajar al día siguiente (es decir el 28 de julio) porque se sentía muy cansada.


-A los trabajadores de la residencia oficial les llamó la atención el hecho de que a las 10 de la mañana, la embajadora no había salido de su habitación. Después de llamar a su puerta reiteradamente decidieron entrar, solo para conseguirse el cuerpo sin vida.


-El ministro de Relaciones Exteriores de Kenia visitó la escena del crimen.


-Fonseca tuvo algunos encontronazos con el personal de la embajada por “insubordinación”.


-El día antes de su muerte, la embajadora giró la orden expresa de que todas las llamadas del exterior fueran directamente a ella, primero antes que nadie.


-Ese día también se quedó hasta tarde en la oficina supervisando el cambio de las cerraduras de su oficina. No confiaba en su personal.






Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad