Últimas Noticias Logo

Caracas, 27-05-2016
Iniciar sesión| Registrarse


Mundo | 02-02-2016 08:00:00 p.m.
¿Quién pierde más con el “Brexit”, Gran Bretaña o la UE?
Cameron evalúa convocar el referendo sobre la salida británica del club europeo para el 23 de junio de este año
Compartir vía email Agrandar letra Disminuir letra

cantidad_comentarios 1548 lectura(s)


 
Compartir en Facebook


Los riesgos y las pérdidas parecen ser muchas para todos (Créditos: Agencias)

Benytsa González.- El primer ministro británico, David Cameron ha expresado esta semana, a través de la red social Twitter, que la propuesta europea de reformas al bloque regional son un avance en los cuatro puntos exigidos por Gran Bretaña, pero que todavía “queda trabajo por hacer”.

No obstante, otros líderes conservadores y promotores de la campaña “Vote leave”, por la salida de los insulares de la Unión Europea (UE), estiman que el plan del Consejo Europeo (CE) no es más que una treta y que las medidas no serán consideradas en el tratado del bloque. 

Acusan a Cameron de mentir a los ingleses. Sin embargo, el premier evalúa convocar el referendo consultivo para el 23 de junio de este año, de ser aprobadas las propuestas de reformas del CE en la Cumbre de los 28, que tendrá lugar el 18 y 19 de febrero en Bruselas.

El plan propuesto hace concesiones a Reino Unido en los cuatro puntos que Londres ha exigido: Gobernanza económica, competitividad, soberanía e inmigración. No obstante, los sondeos apuntan a que el sentimiento euroescéptico en Gran Bretaña es mayoritario y 61% de los británicos están dispuestos a apoyar la salida del club europeo, el “Brexit” (por “british” y “exit”).

Pero ¿Quién perdería más con una eventual salida de Gran Bretaña de la Unión Europea?

En opinión de los expertos, una salida de Reino Unido de la UE acarrearía consecuencias negativas para ambas partes, así como su ingreso al bloque regional ha producido beneficios mutuos. 

Las consecuencias serían políticas y económicas. Y los sectores con mayor impacto para uno y otro serían el financiero, el comercio y el mercado de trabajo.

Haciendo una breve sinopsis de la relación de Gran Bretaña con el bloque, podría decirse que los británicos han logrado ser parte de una UE hecha a su medida.
Gran Bretaña, de la mano del conservador europeísta, Edward Heath, ingresa a la Unión Europea (entonces Comunidad Económica Europea, CEE), cuando la economía británica sufría un prolongado declive y el club europeo experimentaba tasas de crecimiento superiores a las de Estados Unidos, y luego de ser rechazada en 1963 y 1967 con el veto francés. 

Desde entonces, gobiernos conservadores y sectores de poder antieuropeístas han hecho pulso con las instituciones europeas para procurar exenciones a Reino Unido en las políticas implementadas, con lo cual han hecho una membresía británica a la carta dentro de la UE, lo que además es motivo de rechazo por el resto de los líderes y gobiernos asociados. La flexibilidad que piden los británicos debe ser aplicable al resto de los 28.

En su momento, Margaret Thatcher (1979- 1990) consiguió el reembolso anual de su contribución a las finanzas europeas, destinado a compensar su menor uso de las ayudas agrícolas. John Major (1990 – 1997) obtuvo la exención en el Tratado de Maastricht (1992), "opt-out", por la que el Reino Unido no quedaba obligado a implantar el euro, la moneda común. Y, ahora, David Cameron puja por repatriar competencias de Bruselas a Londres.

Algunos expertos señalan que el primer ministro británico es consciente de los perjuicios que la salida de la UE acarrearía, pero busca presionar basado en la pérdida de credibilidad que una baja dentro de la comunidad provocaría en la escena internacional. De hecho, el Banco de Inglaterra analiza el impacto económico de una eventual salida de Reino Unido de la UE.
Los analistas apuntan que habría varios escenarios posibles para esta deserción.

Escenarios de salida
Con permanencia en el Espacio Económico Europeo: Mantendría lazos extra comunitarios con la UE, como lo hacen Noruega e Islandia, pero se espera que haya impactos a nivel de restricciones al movimiento de capitales, mercancías o personas. Además tendría que aceptar la mayor parte de la normativa de Bruselas pero no sin una voz en la mesa.

Con acuerdo bilateral: Reino Unido estaría en una situación como la de Suiza, en la que hay acuerdos comerciales con la UE pero no habría aranceles. Pero, es importante destacar que Suiza lleva decenios trabajando sus relaciones bilaterales con los 28.

Ruptura total:
Es el considerado más improbable ya que ocasionaría perjuicios a ambas partes.

Pero la diatriba es amplia, algunos la banalizan. Los más radicales e impulsivos antieuropeístas señalan un futuro sin Unión Europea tras la salida de Reino Unido, la cual impulsaría otros retiros, como el de Finlandia, países escandinavos y algunos de Europa del Este. 

Mientras, del extremo proeuropeísta estiman que la salida de Gran Bretaña haría un gran favor a la integración europea, sin un país que solo busca exención tras exención de las grandes políticas europeas, ya que sería un agradable y poco molesto socio externo.
Otros apuntan, al equilibrio político que aporta la presencia de Reino Unido ante la presencia fuerte de Alemania y Francia en el bloque.

Las cifras de la salida

La Fundación Bertelsmann, en Alemania, ha publicado un informe en el que señalan que Reino Unido sería el más perjudicado, con su salida de la UE, ya que su PIB per cápita bajaría 2,98% frente a la media europea de 0,36%.
En tanto, el think thank europeo, OpenEurope, ha indicado que Reino Unido dejaría de aportar al presupuesto de la Unión Europea 14 mil millones de euros.

Por su parte, el banco holandés ING ha indicado que si Reino Unido votara a favor de salir de la UE, la libra probablemente se hundiría hasta los 90 peniques por euro, un nivel visto por última vez en 2011. Frente al dólar, la libra podría caer por debajo de 1,40 dólares.
Mientras, el analista financiero Matthew Lynn ha explicado que la membrecía en la UE brinda una diferencia políticamente, pero la economía y el mercado de valores de ambos actores seguirán con los mismos puntos fuertes y débiles que antes.
Los expertos difieren en el papel de Londres como plaza financiera. Para unos, se debilitaría ante el desplazamiento hacia Frankfurt como centro financiero europeo, otros creen que Londres mantendría su poder por las tasas que ofrece.

Los riesgos y las pérdidas parecen ser muchas para todos. Nadie parece salir ganando si Gran Bretaña sale de la UE.

Vea las imágenes:

10c550bc65734ef393811fa49b56eba3.jpg


d1fd12cc4a06451b8d4ba7332df59030.jpg


2943d4b33f064d299d9eae3676ae99dd.jpg


Fotos: Agencias













ATENCIÓN. No se permite la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o cualquier contenido que infrinja lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Antes de escribir tus comentarios lee las Normas de Participación en ÚN.


 

Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad